En Tucumán productores chocaron con la policía durante la protesta

Los productores se movilizaron ayer a la plaza Independencia y chocaron con la Policía. Llegaron hasta la Casa de Gobierno y exigieron medidas ante la crisis de las economías regionales.

Por
Un jefe de la Policía separa a sus subordinados y a los productores con sus brazos, en uno de los momentos tensos de la protesta del campo.

Un jefe de la Policía separa a sus subordinados y a los productores con sus brazos, en uno de los momentos tensos de la protesta del campo.

18deJuliode2015a las09:24

Los productores reclamaron ayer en la plaza Independencia medidas de fondo para revertir la crisis de las producciones de la provincia. Lo hicieron ante una Casa de Gobierno colmada de campañas políticas con miras a las elecciones locales de agosto, pero sin respuestas ayer a la demanda del sector.

“No matemos al campo” fue el mensaje directo y el eslogan que utilizaron los ruralistas como grito de protesta en Tucumán, que se repitió en distintos puntos del país tras una convocatoria nacional de las entidades rurales madres. 

En Tucumán, la movilización incluyó un choque entre los productores y efectivos de la Policía, quienes habían cerrado el paso, previamente, hacia el palacio gubernamental con vallas y guardia de infantería. Inclusive, los agricultores acusaron lesiones leves que sufrieron algunos de sus pares y daños en una de las camionetas utilizadas en la marcha, luego del cruce con los efectivos.

Policía instaló vallas para cortar el tránsito

La orden oficial fue evitar que los manifestantes ubiquen sus vehículos en la plaza, por lo que la Policía instaló vallas para cortar el tránsito en la esquina de calles Laprida y San Martín. “Pasen caminando”, respondió un comisario a cargo del operativo ante la insistencia de los ruralistas. “Todos sabemos como están matando al campo. Con una presión impositiva que nos aplasta; una inflación que lleva a los costos de producción a niveles insoportables; retenciones que implican la quita de un 35% de lo que producimos; ROES (registro de exportación) que impiden que vendamos nuestra producción. Es una situación que no se sostiene ya”, había dicho José Ignacio Lobo Viaña, titular de la Sociedad Rural de Tucumán (SRT), frente a más de un centenar de agricultores de diferentes actividades de la provincia, en el inicio de la marcha.

“Pero lo más grave es que están matando a nuestro futuro, a nuestros sueños al quedarse con nuestro esfuerzo”, añadió.

Sebastián Robles Terán, vicepresidente de esa entidad, afirmó que los problemas no son exclusivos de la producción de granos, sino que se extienden a las demás actividades locales.

Esas afirmaciones se repitieron en el parque 9 de Julio, lugar de concentración, y en la plaza Independencia. “Tucumán es la provincia de mayor presión impositiva. Además, no debemos sacarle la responsabilidad al Gobierno provincial que gestione a nivel nacional lo que nos hace falta para que la región sea viable. Pero hemos sido abandonados por el Gobierno y por los representantes por Tucumán en el Congreso de la Nación”, enfatizó.

La protesta estuvo integrada por productores de granos, de tabaco y azucareros, además de agentes comercializadores, entre otros. Muchos de ellos aún no comenzaron a cosechar, sea maíz o caña de azúcar, por ejemplo, según informaron.

Por una tonelada de maíz, el productor percibe $ 900; mientras que el costo de flete desde la zona sur de Salta es de alrededor de $ 700 más IVA. A ello hay que sumar las deducciones por impuestos nacionales. Aquí no se cuenta el costo de producción. “Por ello, el maíz está sin cosechar”, recalcó Robles Terán.

Por su parte, Sergio Fara, presidente de la Unión Cañeros Independientes de Tucumán (UCIT), afirmó que se requieren políticas públicas nacionales para destrabar la situación de las economías regionales. “Hemos palpado que no sólo el sector granario y lechero atraviesan un escenario complicado. Nosotros, los cañeros estamos ante la peor crisis en muchos años”, expresó el dirigente, quien recordó que la Nación aún no confirmó el aumento de dos puntos porcentuales en la mezcla de alcohol de caña en las naftas.

“El precio del azúcar que se vende en el mercado interno es de total quebranto, producto de la falta de previsibilidad del Gobierno nacional de no disponer de una prefinanciación de las zafras y una financiación urgente para esta campaña. Hoy, la situación económica del productor es traumática y tiene que malvender su producto”, agregó el cañero, quien calificó de “sectarias” a las medidas dispuestas por el ministro de Economía, Axel Kicillof, el miércoles, debido a que responden a necesidades de la zona núcleo, en particular, a la lechería y la actividad de granos

“No benefician a las economías regionales, alejadas de los puertos”, aseguró Fara.

Temas en esta nota