Una campaña compleja: se derrumba el área de trigo en Uruguay

El área sembrada con trigo cayó drásticamente en Uruguay, como reflejo de las dos malas campañas anteriores, la caída de precios para el cereal y la suba de los costos de producción.

Por
Área en Uruguay caería hasta 40% respecto al año pasado.

Área en Uruguay caería hasta 40% respecto al año pasado.

27deJuliode2015a las11:54

Cuantificar la caída aún resulta difícil en Uruguay, pero la mejor de las estimaciones habla de una siembra cercana a las 250.000 hectáreas, aunque de guiarse por la cantidad de semilla vendida, la baja sería mucho mayor. Es que muchos productores optaron por sembrar semilla propia para bajar los costos en lugar de salir a comprar semillas al mercado como lo hicieron en campañas anteriores.

La Encuesta Agrícola 2014 de la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA/MGAP) de Uruguay hablaba de una siembra en el ejercicio pasado de 398.876 hectáreas, mientras que el área de cebada alcanzó 99.519 hectáreas. En esta nueva zafra que está en marcha, el área de cebada no cayó tanto, pues su comercialización está asegurada a través de las malterías que realizan contratos con los productores asegurando un precio.

Bajas de hasta 40% en el área uruguaya

El gerente de Producción de Agronegocios del Plata (ADP), Alexis González dijo que se estima que el área plantada con el cereal bajó a nivel país entre 30% y 40% respecto al año pasado, pero aún no existen cifras oficiales.

"Lo que alentó a plantar menos es el precio que se paga por el grano y el peligro de otra primavera complicada como lo fue la del año pasado. El riesgo climático de que se hagan todos los gastos de insumos, llueva mucho en la primavera y se llegue a un trigo forrajero que vale menos de lo que te pagan por otro trigo, estuvo bien presente en los productores al momento de plantar", aseguró González a El País.

Alto rendimiento para afrontar costos

Otro punto que desalienta, además del bajo precio, es la necesidad de lograr un alto rendimiento para poder cubrir los costos. "Para empatar con trigo, tenemos que sacar hoy 4.000 kilos por hectárea y eso es muy riesgoso. Es un rendimiento muy alto. En grandes áreas es muy complicado", aseguró el gerente de Producción de ADP.

Los productores quedaron muy asustados el año pasado cuando el trigo estaba pronto para cosecharse: comenzó a llover y surgieron serios problemas de calidad. Si en la primavera hay exceso de lluvias se afecta la calidad del grano. Se vendió lo que se podía, un poco del volumen que era mejorador para molienda y el resto se destinó a consumo animal.

Números ajustados ya no son noticia

Que los números están ajustados y hay un aumento de los costos ya no es noticia, pero los productores se desalientan cada día más. "El escenario al momento de tomar la decisión de plantar era sin condiciones de precio para el trigo bueno. Había stock de trigo bueno en plaza sin condición de precio para cerrar o sin precio marcado. Pensar en comenzar una siembra con la cosecha del año pasado es complicado", aseguró el gerente de Monsanto, Marcos Carrera.

"A eso hay que sumarle que se cayó el precio y que se viene de dos años malos para el cultivo, con lo cual se suman varias variables que al momento de la toma de decisiones pesan mucho. Ya no es perder plata, es que la capacidad financiera de las empresas de seguir bancando pérdida no está", dijo Carrera a El País. A nivel de cultivo, este asesor agrícola dice que "se ve de todo". Los trigos se implantaron razonablemente bien pero falta agua y eso continúa condicionando al cereal.

Para Carrera, otra variable que desde el punto de vista de desarrollo de los cultivos no jugó a favor "es que la fecha promedio de la primera helada se trasladó 45 días y los cultivos de invierno precisan frío". Al igual que otros técnicos, Carrera tampoco se animó a estimar un volumen de cosecha, porque "falta mucho del partido por jugar y hoy sería aventurado hablar de un volumen de cosecha". 

El año pasado, entre trigo y cebada el área de cultivos de invierno alcanzó las 522.600 hectáreas en Uruguay según la encuesta agrícola de la DIEA. La cifra marcó una reducción de 10% en el área respecto al ejercicio agrícola anterior. En trigo el área había caído unas 68.000 hectáreas respecto al año anterior según cifras oficiales, porque ya se venía de un año malo.

En nuestro país también cae el área

"Se va a sembrar lo mismo que en 2014” aseguró Carlos Casamiquela, Ministro de Agricultura de la Nación. Sin embargo, ni las proyecciones de su propia cartera acompañaron al Ministro. En las estimaciones mensuales del Minagri, proyectan que la siembra de trigo cubrirá 5 millones de hectáreas, 4,9% menos que en el ciclo precedente.

En todas las estimaciones, el común denominador al momento de analizar la caída en la superficie son los bajos precios del cereal, que complican los resultados económicos de la campaña. La intervención oficial es la que presiona a la baja los valores del trigo, donde se observa una importante contradicción.

De acuerdo a los datos oficiales, el saldo exportable de trigo sería de 7,2 millones de toneladas en la actual campaña, cuando solamente 4,2 millones de toneladas están habilitados para enviar al exterior. En tanto, la exportación acumula compras por 6,57 millones de toneladas, lo cuál indica que no hay competencia por adquirir el cereal.

La expectativa de los productores esta puesta de cara a las elecciones presidenciales, donde un cambio en las políticas agropecuarias podrían cambiar el rumbo de la actividad. En relación, la designación de Zannini como vice de Scioli provocó bajas en los valores del trigo con entrega 2015/16 en el Matba durante los últimos días.

Fuente: El país (Uruguay)

Temas en esta nota