De cara a una nueva campaña gruesa, todo financiado a cosecha

El panorama financiero es muy complicado. Se acumulan retrasos en los pagos y los insumos para la nueva campaña se compran financiados a cosecha.

Por |
Fuente: Márgenes Agropecuarios

Fuente: Márgenes Agropecuarios

04deSeptiembrede2015a las12:59

El cuadro adjunto muestra la proyección de resultados para la zona Sudeste de Buenos Aires sobre la base de los precios estimados a cosecha 2016 para trigo y granos gruesos. Se presentan las cifras para los cultivos realizados por administración en campo propio y bajo la forma de arrendamiento en campos de terceros.

Panorama financiero

En primer lugar porque en la última cosecha hubo rindes regulares a malos en la zona en coincidencia con muy bajos precios para los granos. En segundo lugar está el agravante de que hay mucho trigo en manos de los productores que no es posible vender porque no hay demanda.

La exportación compró más trigo que el autorizado para exportar, y la molinería no tiene apuro por comprar porque hay excedentes de trigo que superan holgadamente todo lo que la industria puede procesar hasta la nueva cosecha. En este contexto se acumulan retrasos en los pagos y los insumos para la nueva campaña se compran financiados a cosecha.

Hay retrasos en la realización de barbechos químicos para la gruesa. Cayó la superficie sembrada con trigo, y la superficie con cebada se mantuvo. En general los productores están aplicando dosis más bajas de urea en trigo, como forma de ahorro, y sin previo análisis de suelo. En el cuadro se puede observar que las proyecciones muestran resultados de quebranto para todos los cultivos, tanto en campo propio como en campo arrendado.

Rindes de indiferencia

Los rindes de indiferencia necesarios para cubrir la totalidad de los costos para siembras en campo propio son de 55 qq/ha en trigo, 32 qq/ha en soja de 1ª, 31 qq/ha en girasol y 78 qq/ha en maíz.

En campo arrendado, para un precio de arriendo estimado en 6,5 qq/ha de soja, y para los precios y costos que se muestran en el cuadro, el costo total en quintales se estima en 55 qq/ha para trigo, 29 qq/ha para soja de primera, 32 qq/ha para girasol, y 77 qq/ha para maíz.

Se trata de rindes que no son difícilmente alcanzables como promedio zonal. Buena parte de los arrendamientos se están pactando con la mayor parte del pago a cosecha, con adelantos a cuenta de un porcentaje, o a repartir.

Con estas proyecciones aumentará el área de soja y caerá el área de maíz, no sólo porque requiere mayor inversión por hectárea que la soja, sino porque los rindes son más erráticos.

Medidas necesarias

Para aliviar las finanzas de los productores es necesario liberar el mercado de exportaciones de trigo y maíz para agilizar las ventas y terminar con los descuentos adicionales sobre el precio FAS que tanto la molinería como la exportación vienen realizando al productor. Es prioritario asimismo eliminar las retenciones a las exportaciones en los cereales que determinan precios de quebranto, incluso para la soja. La situación es sumamente difícil para el agro, que no puede dejar de sembrar.

Temas en esta nota