Nutrición: la clave en la calidad de los cultivos

Ese fue el mensaje que dejó Samuel Román, un reconocido investigador chileno especializado en sanidad vegetal que recorrió plantaciones de frutales de pepita en Río Negro y Neuquén invitado por la empresa Yara.

Por
En muchas zonas existe la costumbre de no aplicar suficiente calcio porque los análisis de suelo indican que allí hay calcio.

En muchas zonas existe la costumbre de no aplicar suficiente calcio porque los análisis de suelo indican que allí hay calcio.

04deNoviembrede2015a las09:37

Samuel Román es un experto chileno en nutrición vegetal y uno de los asesores más prestigiosos del país transandino, en el que se ha especializado en el desarrollo de fruta de alta calidad y larga duración. Invitado por la empresa Yara, recorrió plantaciones de frutales de pepita y dejó algunos consejos para los productores.

Consejo: el calcio ligado

“Argentina tiene fruta de pepita de alta calidad y, aun así, hay situaciones que son plenamente mejorables”, señaló Román, destacando la importancia de la duración de la fruta para abrir oportunidades en mercados de exportación lejanos. En ese sentido señala un elemento clave: el calcio ligado. “El tema medular hoy es el calcio ligado, para ver qué tan firme es la pared celular. El alto contenido de calcio ligado es lo que va a permitir viajar a los mercados más lejanos y exigentes”.

Por eso, uno de los temas para mejorar en manzanas y peras es la aplicación de calcio y el momento óptimo para hacerlo, que es en su etapa temprana, cuando aparecen las raíces nuevas. “En ese momento la intensidad de entrega tiene que ser altísima para que la llegada a la planta sea adecuada, es una fase corta de 40 días que es crítica para el cultivo de pepita”.

En muchas zonas existe la costumbre de no aplicar suficiente calcio porque los análisis de suelo indican que allí hay calcio. “Por mucho calcio que tenga, el suelo lo va entregando lentamente, no hay una explosión de calcio, tal vez en el año entregue mucho más, pero ¿para qué sirve que entregue calcio en un momento en que la planta no lo toma?”.

Además, el técnico dice que hay que distinguir entre el calcio presente en el suelo y el calcio disponible para las plantas. “El análisis de calcio en los suelos no es un análisis de calcio libre, incluye también el calcio que está adherido a la arcilla, el que está adherido a la materia orgánica y en solución, por lo tanto no es totalmente aprovechable por la planta. Por eso, lo que se debe preguntar el productor es cuánto calcio tiene en solución libre”.

Según Román, la aplicación de nitrato de calcio en la fase crítica y en las dosis recomendadas en función de los análisis de diagnóstico es la mejor recomendación para asegurar la llegada del calcio al fruto. “El nitrato de calcio es la principal fuente de calcio soluble que estamos utilizando para mejorar los niveles de calcio en el fruto, porque en la medida que aumente el calcio ligado a la pared celular, sabemos que el fruto tiene mucha más capacidad de viaje, de poscosecha, de vida”.

Buenos resultados avalan la teoría

El experto chileno pone como ejemplo el trabajo que tan buenos resultados le ha dado a su país, para poder llegar con la fruta en excelente estado a mercados como China, que requieren entre 35 y 40 días de transporte. “Eso nos ha obligado a investigar, explorar, porque para comprender los procesos biológicos no basta con la percepción y el sentido común, se necesitan datos, números. Ahí empezamos a entender diversos temas como la importancia del calcio ligado, del potasio o del alto contenido de materia seca, que pueden hacer una diferencia radical”.

Temas en esta nota