Demanda brasilera de trigo: un análisis de las últimas campañas

En las próximas semanas los precios locales del trigo podrían sentir el impacto de un eventual repunte de la demanda externa. Un análisis de la demanda brasilera de trigo para seguir de cerca este factor.

Por
Estacionalidad de los momentos en que compra Brasil.

Estacionalidad de los momentos en que compra Brasil.

14deEnerode2016a las11:34

Según indicaron en un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, de cara a las próximas semanas los precios locales del trigo podrían sentir el impacto tanto de un mayor movimiento en el tipo de cambio como de un eventual repunte de la demanda externa, que se muestra bastante retraída.

De esta forma, se espera que las importaciones brasileñas vayan en aumento durante los próximos meses, antes del ingreso de la cosecha nueva que en el estado de Paraná -extremo norte del área productora- comienza en agosto.

Compras de Brasil durante 2015

De acuerdo a datos de la Comisión de Abastecimiento de Brasil (Conab), las importaciones de trigo en el vecino país sumaron 5,17 millones de toneladas durante el año pasado, contra las algo más de 5,78 millones de toneladas que había comprado en el exterior un año antes. La merma en las compras externas del cereal por parte de Brasil están relacionadas con la crisis que atraviesa el principal socio del Mercosur y también a que su propia campaña triguera fue el año pasado mejor a las anteriores, aunque sigue sin alcanzar para abastecer su gran mercado interno.

Principal proveedor de trigo en Brasil

Del total de compras que realizó Brasil durante 2015, nuestro país aportó algo más de 3,8 millones de toneladas. Así, la Argentina se reposicionó como el principal proveedor del cereal para el gigante sudamericano, al explicar el 74% de las importaciones del cereal que realizó Brasil en los últimos doce meses. El dato cobra mayor relevancia luego de que el gobierno de Mauricio Macri determinara el fin de las retenciones a las exportaciones del grano, así como el fin de las trabas comerciales, que estaban vigentes desde 2008 y "asfixiaron" el mercado triguero local.

Las fuertes restricciones que aplicó la administración de Cristina Fernández de Kirchner a las ventas externas de trigo –bajo el argumento de "cuidar la mesa de los argentinos"– tuvieron su pico en 2013 y 2014, cuando las exportaciones con destino a Brasil alcanzaron 2,5 millón y 1,5 millón de toneladas, respectivamente.

El recorte exportador argentino llegó a las autoridades brasileñas a recurrir a otros países, incluso a levantar de manera temporal el Arancel Externo Común (AEC) sobre la importación de trigo extra-Mercosur. Así, según datos de la Conab, en 2013, cuando compró 7,2 millones de toneladas, el 48% del cereal importado por Brasil provino de Estados Unidos, 35% fue desde la Argentina; 7% de Paraguay; 6% de Uruguay y 5% de Canadá, también sin aranceles.

Trigo argentino en destinos alternativos

El trigo argentino está logrando llegar con competitividad a destinos alternativos, como los africanos. De hecho, en los últimos días del año 2015 se concretaron negocios con Marruecos, Argelia y Egipto en distintas licitaciones de compra. La última vez que nuestro país logró la misma presencia en estos mercados fue promediando la campaña 2011/12, en plena crisis de abastecimiento en la zona del Mar Negro, un proveedor tradicional de estos destinos. Indudablemente, la eliminación de los derechos de exportación favorece las posibilidades de colocación del cereal argentino, al igual que el abaratamiento de los costos de flete. Si bien la baja disponibilidad de oferta de esta campaña limitará la inserción externa del cereal, este puede ser un factor interesante para el próximo año.

Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario, Cronista Comercial

-----------------------------------------------------------------------------------
Mantenete actualizado las 24 hs con toda nuestra información en:

Facebook: fyo.online
Twitter: @fyo_online
Youtube: Videos fyo
Instagram: fyo.online
Google plus: +fyo_online
Sitio web: www.fyo.com

Temas en esta nota

Seguí leyendo