Rogelio Fogante: pionero del cambio más trascendente de la agricultura argentina

En una historia de la agricultura argentina no debería faltar la referencia a Rogelio Fogante, uno de los pioneros de la siembra directa, que falleció anteayer.

Por
Protagonista central del crecimiento de la producción agrícola argentina.

Protagonista central del crecimiento de la producción agrícola argentina.

23deEnerode2016a las10:04

En una historia de la agricultura argentina no debería faltar la referencia a Rogelio Fogante, uno de los pioneros de la siembra directa, que falleció anteayer.

Productor, ingeniero agrónomo, mejorador del INTA Marcos Juárez en soja y maíz, decano de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Rosario, Fogante fue un protagonista central del crecimiento de la producción agrícola argentina.

A mediados de la década del ?70 la erosión del suelo, producto de décadas de labranzas, y la necesidad de conservar el agua preocupaba a los agricultores. Echado por la dictadura militar del INTA, Fogante se dedicó al asesoramiento privado y en diciembre de 1976 en el lote de un amigo, en Marcos Juárez, sembró soja sobre un rastrojo de trigo "con un rendimiento razonable", según contó. Tras nuevas experiencias, reuniones con productores que estaban realizando iniciativas similares y el análisis de los casos de "labranzas mínimas o "cultivos sin labranzas" que se estaban haciendo en Estados Unidos, Brasil y Chile, el sistema fue ganando adeptos a fuerza de resultados.

Con los años vendrían las adaptaciones de las sembradoras, la mejora genética en la soja y la incorporación de la biotecnología, entre otros avances que transformaron por completo la competitividad del campo. "La siembra directa representó el cambio más profundo que se ha producido en la agricultura argentina", recordó Fogante en una entrevista reciente. Esos hitos lo tuvieron como uno de los fundadores, en 1989, de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid).

Justamente esta entidad recordó que Fogante "fue un incansable investigador y extensionista de tecnologías que ayudaran a la producción sustentable y amigable con los recursos naturales". A través de su participación en Aapresid, junto con otros productores, promovió no sólo la adopción de la siembra directa como una herramienta para frenar la erosión del suelo o aprovechar mejor la disponibilidad del agua, sino como sistema de producción. De esa forma se aplicaba el concepto de trabajo en red, el de compartir conocimientos y de pensar en la sustentabilidad de largo plazo. Por eso Aapresid recordó: "su convicción, humildad y espíritu generoso es ejemplo de todos nosotros".

En un homenaje que realizó Aapresid por los 25 años de la siembra directa, la actual presidenta de entidad María Beatriz "Pilu" Giraudo, sostuvo que "Aapresid nació a partir de la idea de desarrollar tecnologías y sistemas para cuidar la tierra". Quien también es la hija de otro de los pioneros de la siembra directa, Luis Giraudo, recordó además en una entrevista con La Voz del Interior que "el mejor legado que nos dejó este grupo es la generosidad, la horizontalidad; nadie sabía tanto como lo que aprendíamos juntos, se compartían éxitos y errores". Y señaló: "hoy la siembra directa está muy instalada, pero hace 30 años a este grupo de personas hasta los trataban de insanos o de fundamentalistas, tal vez porque desde un principio vieron que esta técnica era la herramienta fundamental para comenzar a detener el proceso de erosión de los suelos".

Además del impulso de la siembra directa, Fogante fue miembro fundador en el 2001 de Bioceres, compañía dedicada a la investigación en biotecnología y mejoramiento genético que el año pasado obtuvo autorización para el desarrollo de una variedad de soja resistente a sequía.

Por su concepción de innovación en la agricultura, Fogante recibió en 2003 el premio a la Excelencia Agropecuaria La Nación-Banco Galicia en la categoría "Mejor Agricultor". También fue un disertante destacado en los congresos de Aapresid.

Durante su paso como extensionista del INTA Marcos Juárez, en la década de los años sesenta, trabajó con Norman Bourlag, el padre de la Revolución Verde, y premio Nobel de la Paz por su aporte al mejoramiento genético del trigo que salvó a millones de personas de la hambruna en India. "Nos enseño a trabajar en equipo, en seleccionar cada variedad de semilla de trigo según la zona", dijo Fogante en una entrevista con LA NACION.

Temas en esta nota

Seguí leyendo