En Bolivia prevén una fuerte baja de la cosecha de quinua

Bolivia, uno de los principales productores mundiales de quinua, estima por segundo año consecutivo una caída en la cosecha del cereal.

Por
En 2016 "va a bajar sustancialmente la producción de quinua", dijo ayer el ministro boliviano de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico.

En 2016 "va a bajar sustancialmente la producción de quinua", dijo ayer el ministro boliviano de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico.

26deEnerode2016a las08:30

Bolivia, uno de los principales productores mundiales de quinua, estima por segundo año consecutivo una caída en la cosecha del cereal. En 2016 "va a bajar sustancialmente la producción de quinua. Por un lado por la sequía, pero también por la falta de incentivo a la siembra, como consecuencia de la depresión del mercado", dijo ayer el ministro boliviano de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, a la prensa local.

La agencia AFP informó que producto de los factores señalados por el funcionario (además de la fuerte competencia de Perú), la producción de quinua boliviana tuvo un descenso de hasta un 25% en 2015, según datos de la Cámara Boliviana de Exportadores de Quinua y Productores Orgánicos (Cabolqui), que estimó la cosecha en 23.894 toneladas.

Corarico indicó que la gravedad de la sequía fue advertida en noviembre pasado, pero que "no se puede hacer nada para revertir esa difícil situación porque no se cuenta con sistemas de riego en las zonas productoras", según consignó la agencia de noticias local ANF. Los perjuicios de clima se sienten actualmente en las regiones de Oruro, el norte de Potosí y en el sur de La Paz.

En 2015 los ingresos por las ventas de quinua al exterior también cayeron: se vendió por cerca de 103 millones de dólares, mientras que un año antes se obtuvieron US$ 197 millones, informó ANF. Del total de las exportaciones de quinua de Bolivia, un 60% tiene como destinos Estados Unidos y Canadá; un 25% Europa, y el resto otros países de América latina, Asia y de Medio Oriente.

Temas en esta nota

Seguí leyendo