Soja: ¿cómo impactó la eliminación de retenciones?

Ante las modificaciones en los Derechos de Exportación y variaciones en el tipo de cambio oficial, el negocio agrícola ha registrado una mejora. No obstante, los cultivos se posicionan de distinta manera, caso de la soja que afronta una campaña con una competitividad comprometida.

Por
La soja ha registrado un retroceso de su cotización respecto a ciclos pasados.

La soja ha registrado un retroceso de su cotización respecto a ciclos pasados.

05deFebrerode2016a las12:10

Con la asunción de las nuevas autoridades en el Poder Ejecutivo Nacional (PEN), las medidas llevadas adelante han modificado el contexto del negocio agrícola.

Así, en diciembre se publicó el Decreto 133/15 del Ministerio de Agroindustria referido a las modificaciones en los Derechos de Exportación (DD.EE.) vigentes a dicha fecha. En ese sentido, se destaca la eliminación de la alícuota a granos, carnes y economías regionales, y la reducción en 5 porciento al complejo de la soja.

Además, con un impacto en la estructura de costos y efecto en los ingresos, en la tercera semana de diciembre desde el PEN y el Banco Central de la República Argentina (BCRA) se implementaron medidas con el fin de levantar las restricciones cambiarias. En dicho proceso, el tipo de cambio oficial registró una depreciación respecto al, modificando en una primera instancia los ingresos medidos en pesos, y determinados costos dólar medidas en dólares (labores y fletes, entre otros).

Resultados del análisis

Precio de la soja

En primer lugar, al analizar la ecuación de resultados medida en dólares corrientes considerando los ingresos antes y después de las medidas, la quita de 5 puntos porcentuales de DD.EE. en soja mejoró el precio a percibir.

Sin embargo, la soja ha registrado un retroceso de su cotización respecto a ciclos pasados. Así, para la campaña en curso, si consideramos el precio mensual promedio del contrato referencia futuro en el Matba (mayo 2016), desde julio 2015 disminuyó 3,3% hasta situarse en 217 u$s/t, cotización semejante al observado en diciembre pasado (ya descontada la quita de 5 p.p. en los DD.EE.). Dicho valor, al compararlo con el promedio de la campaña pasada, implica una baja de 12,5%.

Del mismo modo, respecto al ciclo 13/14, la merma es mayor, acercándose al 28%. En tanto si lo comparamos con el promedio histórico mensual 2004-2015, el valor actual se sitúa 13% por debajo.

Costos totales

Por el lado de los costos totales (incluye gastos directos, indirectos y arrendamiento), las medidas adoptados suponen un mayor impacto en sus valores.

Al calcular y proyectar los costos antes y después a las medidas, los mismos disminuyeron 6,1% luego de las acciones llevadas adelante por el PEN. De esta manera, el rendimiento promedio ponderado nacional de soja se encuentra 15% por debajo del rendimiento de indiferencia ponderado nacional.

Como se observa en los mapas a continuación, las zonas rojizas representan áreas productoras donde el rinde promedio está por debajo del rinde de indiferencia para cubrir los costos de producción (directos, indirectos y arrendamiento). Los tonos verdosos, indican que los rendimientos promedios están por encima del rendimiento de indiferencia, y las tonalidades claras, suponen valores similares. A mayor intensidad del color representa mayor diferencia entre rinde promedio y de indiferencia.

Los cálculos previo y post medidas de diciembre arrojan un mejora en los resultados proyectados.

De este modo, la situación precedente indicaba que en promedio el rendimiento nacional se encontraba 36% por debajo al rendimiento de indiferencia. Es decir, se necesitaba un 36% más de rinde que el histórico para cubrir los costos de producción.

Si observamos el mismo cálculo luego de la quita de 5 puntos porcentuales de DD.EE., pero sin aplicar las medidas en el mercado cambiario, el diferencial entre rinde promedio y de indiferencia es de 29,5%. En cambio, y tal se aprecia en el mapa de la izquierda, una vez contempladas las medidas cambiarias además de la baja en 15% al rendimiento de indiferencia.

Al observar la distribución de las tonalidades, se observa que los colores rojizos se concentran en las regiones extra pampeanas, tales como el NOA y NEA. En dichas zonas, los desvíos sobre el rinde promedio superan el 50%. En promedio, los rendimientos son 38% menores a la media nacional, y los costos por tonelada de rinde proyectado superan al promedio (58% superior, considerando gastos directos fijos y variables). Con el mismo criterio, si tomamos el caso de la zona núcleo, el rinde promedio está en valores similares al rinde de indiferencia.

Relación soja-maíz

De esta forma, con el nuevo contexto en esta campaña la relación entre soja y maíz presenta cambios.

Al relevar la relación de precios a la fecha dicha relación está en el valor más bajo, cercano a 1,4 (25% por debajo al promedio histórico de dicho período). En ese sentido, si comparamos el ingreso bruto promedio proyectado a nivel nacional para cada cultivo, se obtiene que en el presente ciclo y ya consideradas las medidas, el coeficiente soja/maíz de ingresos brutos es de 0,62, -5% respecto a lo registrado antes de los anuncios y -20% versus el promedio de las últimas dos campañas.

En cuanto a los costos, la relación se mantuvo en niveles similares. De este modo, si relacionamos la variación entre el rendimiento promedio y el rendimiento de indiferencia para las últimas tres campañas de soja y maíz con el desvío histórico de rendimiento posicionamiento del maíz respecto a la soja.

De acuerdo a los cálculos pos medidas, la mejora en el maíz implicó que se posicione más favorablemente con respecto a la soja. De esta forma, mientras la oleaginosa registra un rinde promedio por debajo al rinde de indiferencia (-15%), en maíz está levemente por encima y ubica a la diferencia entre rinde promedio e indiferencia en el rango de 1 desvío positivo, representando una significativa mejora en relación a la situación pre medidas y a las campañas precedentes.

A modo de ejemplo…

Si observamos la serie de datos de superficie 1969/70 - 2014/15, el área agrícola de los principales cultivos extensivos pasó de 13,1 a 32,25 mill. de has promedio de superficie de 450 mil has.

Al desagregar entre cultivos oleaginosos y cereales, los primeros pasan de 1,3 a 20,8 mill. de has. (tendencia anual de +485 mil has.) y los segundos de 12 a 11,4 mill. de has. (tendencia anual -40 mil has.)

Del mismo modo, si se analiza por cultivos, la soja pasó de 26 mil a 19,3 mill. de has. y el maíz de 4 a 4,6 mill. has. Ante este nuevo contexto, la tendencia hacia las oleaginosas en la rotación podría haber encontrado un pico máximo, para dar lugar a una recuperación de los cereales de la mano del maíz.

Campaña sojera compleja

Los cambios en el contexto para producir soja han mejorado la situación respecto a lo acontecido previo a las medidas. Sin embargo, los resultados proyectados indican que al momento, los productores de soja continúan en una campaña compleja.

En ese aspecto, el grado de la complejidad dependerá del tipo de contrato de arrendamiento acordado, la política en la adquisición de servicios e insumos y el calendario de ventas de cada empresa. Así, en cierto modo, para el corto plazo cobran relevancia la gestión financiera (no considerada en este análisis) y fiscal, el ajuste y acuerdos a lograr en los costos pesificados como los principales factores para obtener un mejor resultado.

¿Qué se espera para las próximas campañas?

En tanto para próximas campañas, las medidas indicarían un nuevo escenario para la empresa agrícola, en donde, rever las estrategias de negocios planteadas supondría un ejercicio a considerar por parte de los decisores.

 

-----------------------------------------------------------------------------------
Mantenete actualizado las 24 hs con toda nuestra información en:

Facebook: fyo.online
Twitter: @fyo_online
Youtube: Videos fyo
Instagram: fyo.online
Google plus: +fyo_online
Sitio web: www.fyo.com

Temas en esta nota

Seguí leyendo