Para el trigo el precio sigue siendo un problema

Los rindes de indiferencia para siembras en campo propio, que son los que se necesitan para cubrir la totalidad de los costos son del orden de 39 qq/ha en el cultivo de trigo.

Por |
Fuente: Márgenes Agropecuarios

Fuente: Márgenes Agropecuarios

01deAbrilde2016a las16:32

El cuadro adjunto muestra la proyección de resultados para la zona Sudeste de Buenos Aires sobre la base de los precios estimados a cosecha 2016 para trigo y granos gruesos. Se presentan las cifras para los cultivos realizados por administración en campo propio y bajo la forma de arrendamiento en campos de terceros.

Con la cosecha de girasol casi finalizada, se observa disparidad en rindes. La franja costera de Mar del Plata a Miramar es la que muestra rindes más altos de entre 25 y 30 qq/ha, ya que recibió lluvias más regulares. Hacia el Oeste y hacia Tandil, los rindes resultaron más bajos y erráticos por la disparidad en las lluvias, con extremos entre 13 y 28 qq/ha. En general se estima que el promedio zonal podría alcanzar 23 qq/ha.

Problema del trigo es el precio

Tal como surge del cuadro, los rindes de indiferencia para siembras en campo propio, que son los que se necesitan para cubrir la totalidad de los costos (implantación, cosecha, comercialización y gastos fijos o de estructura) son del orden de 39 qq/ha en el cultivo de trigo.

El problema del trigo sigue siendo el precio. No por las retenciones (que se bajaron a cero), sino porque sigue habiendo diferenciales entre el precio FAS teórico y el precio FAS de mercado.

En el caso de la soja de 1ª, el rinde de indiferencia es de 24 qq/ha, en girasol de 15 qq/ha y en maíz de 46 qq/ha.

Para siembras en campo arrendado, para un valor de arriendo estimado en 6,5 qq/ha de soja, y para los precios y costos que se muestran en el cuadro, el costo total en quintales se estima en 42 qq/ha para trigo, 26 qq/ha para soja de primera, 17 qq/ha para girasol, y 50 qq/ha para maíz.

Las cifras expuestas están calculadas en base a los costos de reposición (vale decir los que se requerirían para volver a sembrar). Los resultados del ciclo 2015/16 son los que permitirán afrontar las siembras 2016/17. Los precios disponibles de maíz y de girasol son más competitivos que los de trigo y los de la soja.

Aumento en el área del trigo

Para el ciclo 2016/17 se proyecta un aumento en el área de trigo en la zona en vista de que se trata de un cultivo "clave" para la zona y no hay trabas para la exportación. Además, la baja en los valores de los fertilizantes permitirá ajustes en la tecnología para apuntar a mayores rindes. La situación contrasta con el contexto vigente en los últimos años hasta diciembre pasado.

También se prevé un crecimiento en el área de girasol y de maíz, que le quitarán hectáreas a la soja. De cara a la nueva campaña el horizonte está más despejado, y todo apunta a la vuelta de las rotaciones de cultivos, tan necesaria luego de numerosos años de repetir soja sobre soja.

Temas en esta nota

Seguí leyendo