Viticultura de precisión: dron monitorea cultivos

Técnicos del INTA Mendoza implementaron este dispositivo para el seguimiento de las parcelas. Permite detectar la variación de vigor de las plantas y aporta información para la toma de decisiones, en tiempo real.

Por
“Al volar a baja altura, el dron permite tomar imágenes de muy alta resolución y en tiempo real”.

“Al volar a baja altura, el dron permite tomar imágenes de muy alta resolución y en tiempo real”.

16deAbrilde2016a las07:19

La incorporación de tecnología a las tareas agropecuarias le permite al productor obtener información de calidad y en tiempo real. Por esto, el INTA Mendoza adquirió un dispositivo multirrotor –conocido como dron– para evaluar su uso actual y potencial en la viticultura. De esta manera, se podrá detectar la variación en el vigor de las plantas lo que ayudará a tomar las mejores decisiones.

Guillermo Olmedo, especialista de esa unidad del INTA, destacó la importancia de usar estos dispositivos en el campo. “Al volar a baja altura, el dron permite tomar imágenes de muy alta resolución y en tiempo real”, señaló y agregó: “Si se lo compara con las imágenes que toman los satélites o un avión, esta herramienta permite obtener información de las parcelas de mucha más precisión”.

El dron del INTA Mendoza está equipado con un sensor multiespectral, una tecnología que sirve para medir la reflexión de la luz visible e infrarroja de las plantas de vid. “Con esta información, podemos inferir su vigor, mediante la utilización de índices verdes y, además, podemos conocer la variabilidad espacial”, expresó Olmedo. Este dron, utilizado para viticultura, puede recorrer una parcela de cuatro hectáreas en un vuelo de 12 minutos, a una altura de 40 metros.

“Esto permite obtener imágenes con una resolución de 10 centímetros”, explicó Marcos Montoya, miembro del equipo de trabajo de viticultura de precisión. Otros métodos para la medición de vigor de las plantas, como registrar la longitud de brotes, el área foliar expuesta, el diámetro de tronco, pese a que logran una mayor precisión, son operativamente más lentos y solo permiten leer una cantidad limitada de plantas en la parcela. Conocer la variabilidad que se da en el viñedo sirve para hacer un manejo de sitio-específico y una cosecha diferenciada o entender el efecto de la variabilidad del suelo y del riego sobre la planta.

Temas en esta nota

Seguí leyendo