El lado positivo del pronóstico

La dinámica que ha provocado estas excesivas precipitaciones parece evolucionar hacia una mejora. Podríamos decir que se estará normalizando en lo que resta de abril.

Por
La situación deseable es que no se registren precipitaciones por al menos quince días, sin embargo este no es el escenario previsto.

La situación deseable es que no se registren precipitaciones por al menos quince días, sin embargo este no es el escenario previsto.

22deAbrilde2016a las08:26

El recorrido de esta tercera semana de abril no propuso ningún alivio para la apremiante situación pluvial que sufre buena parte de la franja central del país. Incluso en las últimas horas de ayer y hasta la mañana de hoy, nuevas precipitaciones de altos milimetrajes se observaron en el noreste de ER, Corrientes y el este del NEA. 

Si tomamos como referencia para el noreste de la provincia de ER, el dato oficial de Concordia (SMN), los 586 milímetros que se registraron a lo largo del mes, constituyen un record para abril desde que se inició la serie de datos en 1949 (aún faltan 9 días para cerrar el mes). En base a esta marca, es fácil inferir con escaso margen de error, que esta situación es general para gran parte de los departamentos del norte entrerriano y también del sur correntino. La localidad de La Paz (ER), con una marca inferior, cercana a los 500 milímetros no encuentra antecedentes para este volumen pluvial desde 1911. Algo similar ocurre en Esquina (Corrientes), y otras localidades vecinas del centro de SF.

Este análisis de datos no dejaría de sorprendernos si revisáramos las marcas de todas las estaciones del centro del litoral, pero no agrega demasiado a esta emergencia, que aunque estaba latente, ahora es un hecho consumado.

Debemos recordar que durante los dos fenómenos de El Niño anteriores comparables al presente en intensidad (82/83 y 97/98), la gravedad de la situación se canalizó por las vías fluviales. Los inconvenientes fueron muy graves, con situaciones muy similares a las actuales en la zona del pre delta y las islas. Sin embargo este mes de abril con sus lluvias record sobre el territorio del centro del litoral y el centro santafesino, ha saturado los suelos de toda la zona y es muy difícil encontrar algún área que no haya alcanzado al menos los 250 milímetros, es decir el doble de la marca habitual para el mes de abril. Estas precipitaciones se han sostenido de manera continua, con mínimas mejoras a lo largo de veinte días. Con lluvias de menores montos el este de CB y el norte de BA no sufren menos.

El panorama de excesos hídricos no se ha  modificado bajo ningún aspecto a lo largo de la última semana. Las mejoras apenas pueden resultar incipientes con el oreado que se ha producido en la última jornada sobre CB, SF, norte de BA y sudoeste de ER, sin embargo, está claro que la situación necesita una seguidilla de días con alta insolación y viento para experimentar un cambio digno de ser apreciado. Objetivamente, esto no se verificará en el corto plazo, ya que entre el domingo y el martes, las coberturas nubosas y las lluvias reaparecerán. Este contexto climático seguirá afectando con mayor ensañamiento al centro del litoral, pero bastan lluvias menores para mantener los suelos saturados y caminos rurales intransitables o con muy difícil acceso a los lotes.

Lo positivo

A pesar de que la mejora que se aprecia por estas horas no se sostendría más allá del domingo, la dinámica que ha provocado estas excesivas precipitaciones parece evolucionar hacia una mejora, podríamos decir que se estará normalizando en lo que resta de abril. El punto es que normalizar no quiere decir cero lluvias y este es el problema. Es decir, compiten la necesidad con la realidad climática.  La situación deseable es que no se registren precipitaciones por al menos quince días, sin embargo este como vemos, no es el escenario previsto. Al menos se ve que los volúmenes previstos comienzan a reducir la presión como factor de riesgo. Está claro que el remanente de agua en el suelo seguirá siendo un problema aún avanzado el mes de mayo.

La cosecha sigue parada

La  cosecha parece inviable por lo que resta del mes de abril. Pueden darse excepciones en lotes cercanos a caminos que se mantengan en buena forma, sin embargo el grueso de la tarea seguramente encontrará ritmo a medida que transcurra el mes de mayo. 

La peor despedida

El fenómeno de El Niño siempre se ve como un indicador favorable, como colchón de precipitaciones para períodos de alta demanda. Como todas las cosas, este indicador tiene un lado B. Cuando esta sobreoferta de agua se produce en el mes de apogeo de la cosecha, el impacto negativo puede ser muy significativo en el resultado final. En esta ocasión la despedida es realmente para lamentar.

Temas en esta nota

Seguí leyendo