Calidad de la semilla de soja pide protagonismo

Los cultivos de soja que aún permanecen en el campo, están sometidos a muchas horas de mojado por rocío, lluvias, lloviznas y neblinas. Bajo estas circunstancias, resulta ineludible realizar el análisis de la calidad de semillas.

Por
La calidad de la semilla se determina por tres índices relacionados: poder germinativo, poder germinativo de la semilla “curada” y vigor.

La calidad de la semilla se determina por tres índices relacionados: poder germinativo, poder germinativo de la semilla “curada” y vigor.

28deAbrilde2016a las11:15

En las dos últimas semanas el clima continúa inestable, con escasos días con pleno sol y humedad ambiental baja. El microclima es favorable para incrementar el número de microorganismos patógenos y saprófitos sobre los tallos, vainas y semillas. Esta situación climática especial conduce indefectiblemente a una reducción de la calidad de la semilla.

¿Qué es la calidad de la semilla?

La calidad de la semilla se determina por varios índices relacionados, que permiten conocer si esa semilla tendrá un buen “desempeño” a campo. Entre ellos se destacan:

  • Poder germinativo (PG)
  • Poder germinativo de la semilla “curada” (PGC)
  • Vigor (V) de la semilla

Para conocer el V existen pruebas como la “prueba de frío” o cold test (CT) y la prueba de frío de la semilla “curada” (CTF). Estos índices deberían ser determinados por Laboratorios especializados en análisis de semillas y en algunos casos según los niveles de infección de semillas por patógenos, pueden sugerir los fungicidas más adecuados.

Rajaduras

Por otro lado, en esta campaña se observan importantes rajaduras del tegumento de las semillas, lo que aumenta la sensibilidad de las mismas a los fungicidas curasemillas y es altamente posible que se observen síntomas de fitotoxicidad (Scandiani et al., 2016).

Microorganismos

Los microorganismos patógenos que se observan en los tallos, están presentes también en vainas y semillas, siempre asociados a gran cantidad de saprófitos. En los tallos se registra principalmente el hongo Phomopsis sojae que produce la podredumbre de tallos y vainas en plantas y la muerte de semillas (Figura 1).

Además puede estar presente P. longicolla y otras especies que producen los cancros del tallo. No se registró hasta el momento la ocurrencia del hongo Colletotrichum spp., organismo causal de la antracnosis, común bajo condiciones de alta humedad, pero con temperaturas superiores a 25°C.

Figura 1. Tallos de soja con Phomopsis spp., sin aplicación de fungicidas (izq.) y con aplicación (der.).

Figura 2. Vainas de soja sin aplicación de fungicidas (izq.) y con aplicación (der.).

Análisis de vainas y semillas

Un análisis visual rápido muestra una diferencia marcada en la coloración externa e interna de las vainas y en la calidad de las semillas de aquellos cultivos que fueron tratados con fungicidas en algún momento de su etapa reproductiva.

La magnitud del deterioro será el resultado de diversas variables como:

  • Momento de aparición de las enfermedades
  • Estado fenológico durante la aplicación
  • Principios activos
  • Calidad de la aplicación
  • Longitud del período bajo condiciones ambientales desfavorables después de haber alcanzado la madurez

Figura 3. Aspecto general de semillas provenientes de vainas sin (der.) y con aplicación de fungicidas (izq.).

La mayoría de las semillas procedentes de vainas “negras” poseen forma alargada (“poroto”), aspecto húmedo, con numerosas rajaduras originadas desde el hilo, con coloración diversa (negra, marrón, púrpura, gris y blanco) asociada a la presencia de hongos y bacterias (Figura 4).

Figura 4. Semillas obtenidas de una variedad de soja GM VL en siembra de segunda. 

Las semillas con coloración blanca están afectadas por Phomopsis spp., hongo que en condiciones de alta humedad produce gran cantidad de cuerpos negros (picnidios) donde se encuentran los esporos (Figura 5).

Resultados

Otras semillas están afectadas por diversas especies de Fusarium (Figura 6). Ambos hongos, al igual que Colletotrichum spp. (no registrado en la muestra analizada), provocan marcadas reducciones de la calidad de la semilla y afectan fundamentalmente la germinación.

Figura 5. Semillas de soja colonizadas por Phomopsis spp. 25 de abril de 2016. 

Figura 6. Semilla de soja colonizada por Fusarium.

Por el contrario, la presencia de Cercospora kikuchii en semillas en general no reduce la germinación pero afecta el vigor, uno de los atributos de la calidad. Es importante recordar que este hongo además de producir el tizón foliar y la mancha púrpura de la semilla (y el tizón de tallos) se puede transmitir por semillas en diferentes porcentajes.

Con una metodología usada para detectar patógenos endofíticos se comprobó que el hongo está presente desde V3 en forma asintomática. La transmisión de planta a semillas (Figura 7) en general es baja entre 1,3 a 1,6%, mientras que de semillas a plantas (Figura 8) puede superar el 21%.

Formento y de Souza (2007) hallaron una relación lineal inversa entre la cantidad de manchado púrpura y el porcentaje de germinación. Semillas con tegumentos manchados entre un 1 y 50% de su superficie redujeron la germinación entre un 10 y 15%. Cuando el manchado fue más intenso cubriendo el 51 a 71% del tegumento, la germinación se redujo entre 20 y 24%.

Figura 7. Semillas de soja con Cercospora kikuchii a campo.

Figura 8. Germinación de semillas con C. kikuchii.

En pocas palabras…

En este ciclo agrícola, con exceso de lluvias, días nublados y cosecha retrasada, después de aplicar todas las técnicas especiales de cosecha, secado y aireación en almacenamiento resulta ineludible realizar el análisis de la calidad de semillas.

Fuente: INTA - EEA Paraná.

Temas en esta nota

Seguí leyendo