Nutrir al trigo este año es más fácil

Así lo analizó Fernando García, representante de IPNI, al manifestar que la actualmente la relación insumo producto es una de las más bajas en los últimos 15 años. “Estamos frente a una oportunidad única de nutrición del trigo”, sostuvo.

Por |
06deMayode2016a las09:26

El representante de IPNI estuvo presente en una nueva edición de A Todo Trigo exponiendo sobre la importancia de nutrición de los cultivos de invierno. En ese marco, dialogó en exclusiva con Agrofy News, y esto nos contó: “Es fundamental realizar una buena nutrición de todos los cultivos y eso incluye a los cereales de invierno como el trigo”.

Y analizó el escenario actual: “Este año la nutrición es muy fácil porque estamos en un momento en el cual la relación insumo-producto es una de las más bajas en 15 años. Por lo tanto, lo que se nos abre este año es una oportunidad realmente única para que el productor, que puede manejar el rendimiento pero no puede manejar los mercados internacionales, presente como defensa de su negocio la posibilidad de alcanzar un mayor rendimiento”.

Diagnóstico: el pilar

En sintonía con ello, García destacó la importancia de un buen diagnóstico. De acuerdo a sus dichos, un buen análisis de suelo constituye uno de los pilares del sistema, porque permita determinar cuál es el mejor esquema de nutrición para cada ambiente en particular. “Cuando hablo de análisis me refiero a cuatro aspectos a determinar”:

  • Dosis
  • Fuente
  • Momento de aplicación
  • Forma de aplicación

A modo de ejemplificación, el referente de IPNI desatacó los 15 años de estudios que abalan sus dichos: “Hemos demostrado el impacto que tiene la fertilización balanceada por ejemplo, en el sur de la provincia de Santa Fe, donde vimos respuestas en trigo desde el 40 a 120%, con márgenes que van de 90 a 150 dólares por hectárea por año”, explicó en exclusiva con Agrofy News.

En pocas palabras, Fernando detalló que con estos esquemas se busca:

  • Achicar brechas de rendimiento entre los actuales y los alcanzables
  • Ser más eficientes en el uso del agua y en el litro de gasoil
  • Generar mayor margen económico para el productor
  • Alcanza una mayor producción para el resto de la sociedad

Lluvias de abril vs La Niña

No es ninguna novedad que las lluvias de los primeros veinte días del mes de abril tuvieron sus consecuencias y así también lo entendió García, para quien estas adversidades climáticas dejaron dos herencias: “Por un lado, perfiles cargados en muchas zonas trigueras del país en las cuales el agua inicial decide cuál será el rendimiento del cultivo. Y por el otro, el lavado de nutrientes que podrían haberse acumulado en el suelo en período de barbecho o de cultivos de verano”.

Bajo este escenario y teniendo en cuenta que muchas proyecciones climáticas hablan de una posible llegada de La Niña, el especialista recomendó realizar los análisis pertinentes, contemplar la posibilidad de realizar un doble cultivo (trigo-soja de segunda) pero una sola aplicación de fósforo y nitrógeno en el trigo y salir a la cancha a jugar el partido.

“Creo que estamos en un momento único del cultivo de trigo”, concluyó.

Temas en esta nota

Seguí leyendo