Granos buscan nuevos horizontes

Stocks/consumo internacionales de soja quedaron muy bajos, y los de maíz y trigo altos, cuando faltan todavía muchos elementos definirse, lo que genera amplia incertidumbre.

Por
Números del USDA lejos están de ser definitivos.

Números del USDA lejos están de ser definitivos.

16deMayode2016a las08:24

Los precios de los granos se catapultaron la semana pasada, liderados por la soja, ante un reporte del USDA (Departamento de Agricultura de EE.UU.) que sorprendió a los operadores con stocks incluso más bajos de lo que ellos pensaban para Estados Unidos. Sin embargo, mirando donde quedaron las cifras para la campaña nueva, los stocks/consumo internacionales de soja quedaron muy bajos, y los de maíz y trigo altos, cuando faltan todavía muchos elementos definirse, lo que genera amplia incertidumbre. 

La producción de soja argentina fue reducida por el USDA de 59 a 56,5 millones de toneladas, y esto permitió subir exportaciones de EE.UU. y, por lo tanto, bajar el stock final en 1,6 millón de toneladas. A su vez esto generó un stock inicial más bajo para el nuevo ciclo, que junto a mayor demanda, hizo que para el ciclo 16/17 se proyectaran stocks finales de EE.UU. en 8,3 millones de toneladas, casi 3 por debajo de este año

Pero cuando miramos las cifras para cosecha nueva a nivel mundial, los stocks/consumo caerían a 20,8%, nivel que no se tocaba desde el ciclo 2011/12, cuando la soja en Chicago operaba en torno a u$s 470 por tonelada. Incluso por encima de los u$s 390 actuales. 

En lo que hace a maíz, la reacción inicial ante el informe fue alcista, ya que el USDA proyectó stocks de maíz en EE.UU. campaña 16/17 menores a los que esperaban los operadores, pero no debemos perder de vista que los mismos quedaron casi 9 millones de toneladas por encima del año anterior. En el caso del trigo el reporte fue bajista, ya que los stocks de campaña nueva de EE.UU. subiría 1,4 millón de toneladas, 800.000 toneladas más de lo que los analistas esperaban, ubicando a los stocks consumo por encima del 50%. A nivel internacional en tanto se espera una leve baja de ese indicador, pero todavía en niveles de sobre oferta. 

Pero estos números del USDA lejos están de ser definitivos. Todavía debemos ver cómo termina la siembra en EE.UU., cómo se desarrollan los cultivos, las intenciones de siembra Sudamericanas, y el desarrollo de la demanda. Todos estos temas se irán develando más adelante, aunque los analistas ya comienzan a mostrar por dónde pasan las expectativas.

Ya se habla de que podría haber paso de área de maíz a soja en EE.UU., ante clima más lluvioso por delante, y el reacomodamiento de precios en favor de la oleaginosa de estas últimas semanas. Esto a pesar de que la siembra hasta aquí fue muy rápida, con maíz sembrado en 64% de los lotes frente a 50% promedio histórico y soja en 23% vs. 16% promedio histórico.

Por otro lado la producción de soja de argentina estimada por el USDA parece algo elevada. El servicio GEA de la Bolsa de Comercio la proyectó en 55 millones, mientras que los privados creen que incluso puede ser algo menos. Adicionalmente, el USDA estimó para la nueva campaña de Argentina una producción de 57 millones de toneladas, que también parece alto. 

Mientras todo esto ocurre en el mercado internacional, la exportación en el mercado interno se encuentra con una dificultad logística importante. Las tres semanas lluviosas de abril atrasaron la cosecha y la llegada de mercadería a los puertos. 

En el caso de la soja se lleva cosechado el 41% contra 72% del año pasado a esta fecha, con un avance de 20 puntos en la semana pasada. En tanto en volumen las compras no vienen tan mal, con 20,6 millones de toneladas compradas contra 21 millones del ciclo previo. El problema es la llegada de esa mercadería a los puertos, que viene muy demorada por las lluvias

En lo que hace a trigo los compradores siguen vendidos en unas 2 millones de toneladas y con los productores enfrascados en los trastornos de la trilla de maíz y soja y el cumplimiento de los negocios, dejan de lado este producto. La necesidad de originar mercadería está llevando a que aparezcan los tan esperados precios. Se está trabajando a u$s 185 por tonelada para entrega agosto, y ya son valores interesantes para vender, especialmente con el marco internacional de abundancia de trigo. 

(*) Profesor investigador del Centro de Agronegocios de la Universidad Austral.

Temas en esta nota

Seguí leyendo