Monsanto: reunión tras una carta de EE.UU.

Lopetegui mantuvo un encuentro con la empresa y la Rural para seguir negociando.

Por |
La multinacional estadounidense señaló que estaba dispuesta a bajar la cláusula que aplica en los contratos de compraventa de granos a los productores de soja.

La multinacional estadounidense señaló que estaba dispuesta a bajar la cláusula que aplica en los contratos de compraventa de granos a los productores de soja.

27deMayode2016a las09:11

Un día después de que se conoció una carta de la influyente Cámara de Comercio de los Estados Unidos desde Washington recomendando al Gobierno a trabajar "fuertemente" con Monsanto para solucionar el conflicto abierto por el pago de regalías en soja, ayer se realizó una reunión reservada entre el Gobierno y la empresa y donde se sumó también la Sociedad Rural Argentina (SRA).

Según pudo saber LA NACION, Gustavo Lopetegui, uno de los coordinadores de la gestión de gobierno, encabezó un encuentro que contó con la presencia del presidente de Monsanto, Juan Farinati, y el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luis Miguel Etchevehere, entre otros dirigentes de esa entidad. Para algunas fuentes consultadas, la presencia de Etchevehere en la discusión fue motorizada por el mismo Gobierno, por la buena relación que mantiene el ruralista con el presidente Mauricio Macri. En tanto, por el Ministerio de Agroindustria estuvo el jefe de Gabinete, Guillermo Bernaudo, según trascendió.

En la reunión, la multinacional estadounidense señaló que estaba dispuesta a bajar la cláusula que aplica en los contratos de compraventa de granos a los productores de soja. Vía esa cláusula, Monsanto en los puertos hoy realiza un análisis sobre la soja para detectar si tiene su tecnología Intacta, resistente a Insectos, y luego exigir el pago de un canon si el productor no se la abonó en la compra de la semilla.

La empresa hizo ese compromiso a cambio de que el Instituto Nacional de Semillas (Inase) trabaje sobre el control de la denominada "bolsa blanca", que se comercializa de manera ilegal.

Sin embargo, no se avanzó a un acuerdo. Sucede que el Gobierno pretende que la compañía libere de esa cláusula también a otros eslabones de la cadena comercial, como los acopios y los exportadores de granos. Al parecer, Monsanto quedó en dar una respuesta a este objetivo del Gobierno.

En este contexto, el Gobierno estaría evaluando convocar para el lunes próximo a una reunión con toda la industria semillera en la Jefatura de Gabinete. De esta manera, en plena tensión entre Monsanto y Agroindustria, toma protagonismo otra área del Gobierno.

En el último mes y medio, Agroindustria emitió dos resoluciones que metieron de lleno al Gobierno en el conflicto con la firma estadounidense. Son la 140 y la 147. La primera determinó que cualquier método de análisis o control en el comercio de granos debe contar primero con el visto bueno de esa cartera. Con la segunda especificó los requisitos que deberán cumplirse para la presentación de los pedidos de aprobación.

Monsanto acaba de pedirle a Agroindustria, vía un recurso administrativo, que reconsidere su decisión y suspenda ambas resoluciones. El Gobierno tiene 60 días para contestarle a la empresa.

Temas en esta nota

Seguí leyendo