Los combustibles argentinos, entre los más caros de la región

Influyen la fuerte carga impositiva. También fijar el precio del crudo por encima de los valores internacionales para sostener el empleo y mejorar las finanzas provinciales.

Por
Pozos en Vaca Muerta. Nafta cara para sostener inversiones más caras todavía.

Pozos en Vaca Muerta. Nafta cara para sostener inversiones más caras todavía.

30deMayode2016a las09:24

Desde principios de año los combustibles en la Argentina aumentaron en promedio un 31%. Luego de las subas del 6% en diciembre pasado, y el mismo porcentaje en febrero y marzo, el último empujón fue del 10% en los precios de surtidor a comienzos de mayo. Por entonces, el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, abrió la puerta a nuevos aumentos, pero rápidamente tuvo que desdecirse y prometer que no habrá más subas en el año.

Según datos de Global Petrol Prices nuestro país integra el podio de los combustibles más caros de América Latina, tanto en naftas como en diesel. Medido en dólares el litro de nafta súper está en US$1,23 por litro, superando a países como Chile (1,07), Brasil (1,04), México (0,76) o Colombia (0,65). Las naftas sólo cuestan más en Cuba (US$1,34) y Uruguay (1,33 US$/l).

Varias razones explican este fenómeno. Por un lado, en la Argentina se paga el barril de crudo entre 13% y 38% más, según el tipo de petróleo. Por otro lado, incide la fuerte carga tributaria que grava los combustibles (Impuesto a la Transferencia de Combustibles, impuestos internos, IVA). “En Argentina el componente impositivo ronda entre el 38% y el 47%, dependiendo del producto; mientras que en otros países como los Estados Unidos tiene un 12%”, precisó días atrás el ministro Aranguren.

Hay que considerar, además, que en un contexto inflacionario y con fuerte devaluación del peso desde enero de 2014, los costos de producción locales se encarecieron en relación a países vecinos.

La rentabilidad de las petroleras cayó por el desplome de los precios internacionales del crudo, que a mediados de 2014 cotizaba a US$100 por barril y hoy está en torno a los US$50. Por eso, el Gobierno apostó a mejorar los ingresos de las empresas vía aumentos de combustibles, para mantener sus inversiones, el nivel de actividad y el empleo en el sector (ya hubo conflictos en el sur por los despidos).

Un informe del ex secretario de Energía, Emilio Apud, y publicado en el blog Carta Política, asegura que “el precio sostén del barril de petróleo es la causa principal de los aumentos del precio de los combustibles”. Y agrega que “sólo se benefician a algunas empresas, a las provincias petroleras en el corto plazo y a los trabajadores petroleros con empleo, a costa de los ciudadanos ‘no petroleros’, que son el 90% de la población argentina”. En el mismo sentido, el ex Subsecretario de Combustibles, Gustavo Calleja, entiende que “los precios deben ser a costos locales e igualitarios para todo el país”, y sostiene que en hoy “hay una transferencia de la sociedad hacia las petroleras”.

Crudo “blue” Hasta diciembre el precio sostén o “barril criollo” se pagaba US$77 el crudo ligero (Medanito) y US$10 menos el más pesado (Escalante, del Golfo). La devaluación de diciembre (36%) llevó al Gobierno y la industria a redefinir esos precios: hoy se paga US$67,50 por el ligero y US$54,90 por el del Golfo.

En relación al precio local, el analista Víctor Bronstein sostiene que “uno de los objetivos es facilitar que YPF pueda seguir invirtiendo en Vaca Muerta, la única posibilidad de lograr el autoabastecimiento”. Agrega que con el precio sostén las provincias, dueñas del recurso, cobran más por regalías petroleras (12% del precio en boca de pozo).

 

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo