Alerta amarilla para la campaña gruesa 2016/17

De acuerdo a un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, se observan probabilidades altas de transitar un evento seco en las zonas más importantes de Argentina y sur de Brasil entre octubre y diciembre.

Por
Desde la BCR ponen la señal de alerta sobre el tapete.

Desde la BCR ponen la señal de alerta sobre el tapete.

05deJuliode2016a las12:59

Desde la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Comercio publicaron un informe titulado: "La Niña, una alerta amarilla para la campaña gruesa 2016-2017".

"Si bien La Niña podría ser de tipo débil o moderada, la mayor "señal climática" que afecta a la producción agrícola de Argentina (y sur de Brasil) ya está marcando la tendencia de las lluvias en el período estival", comentó el Dr. José Luis Aiello de la GEA y agregó: "Los modelos numéricos que pronostican las fases del ENSO (El Niño, oscilación del sur) están señalando la instalación de “La Niña”.

La siguiente figura cuya fuente es el IRI (IRI, USA), "muestra la probabilidad de aparición de las 3 fases del fenómeno y es claro ver “La Niña” tiene una alta probabilidad de ocurrencia". Se tomó dicho trimestre pues es el primero de los que afectarán a la cosecha gruesa nacional y "entraremos" bajo el efecto de una NIÑA, cuyo efecto físico es inhibir los flujos de humedad que el país recibe desde Brasil durante el período octubre-marzo (semestre cálido). Por ello, la intención del título de afirmar: “cosecha gruesa bajo alerta amarilla”.

A modo de expresar numéricamente lo anterior, la siguiente figura muestra el pronóstico de lluvias en parte del sudeste sudamericano para el trimestre octubre-noviembre-diciembre, donde se observan probabilidades altas de transitar un evento seco en las zonas más importantes de Argentina y sur de Brasil.

Hay muchas cuestiones que en definitiva van a definir los reales patrones de lluvia durante el semestre cálido y éstas obedecen a los efectos regionales que aparezcan por bloqueos (secos y húmedos), comportamiento del Atlántico, frecuencia e intensidad de sistemas atmosféricos, alteraciones de flujos de humedad, entre otros. Estos no son pronosticables a largo plazo y conforman lo que denominamos volatilidad. Pero en la escala grande, en caso de que La Niña sea moderada "jugará" en contra, y es una señal a tener en cuenta.

Acceda al informe completo.

Temas en esta nota

Seguí leyendo