Suspensión disciplinaria, salarios y despido indirecto

la Ley de Contrato de Trabajo faculta al empleador para aplicar medidas disciplinarias proporcionadas a las faltas o incumplimiento demostrados por el trabajador.

Por |
Suspensión disciplinaria, salarios y despido indirecto.

Suspensión disciplinaria, salarios y despido indirecto.

09deJuliode2016a las13:36

Entre las disposiciones de la Ley de Contrato de Trabajo aplicables en el régimen de trabajo agrario, encontramos las que se derivan de las funciones de dirección y organización del establecimiento que aquella asigna al empleador y, como lógica consecuencia, a la potestad de aplicar medidas disciplinarias, en el caso que se comentará, las suspensiones, en relación con los salarios y la posibilidad del trabajador de considerarse en situación de despido indirecto

Nos explica el Dr. Julio M. Mirasson, asesor legal de Arizmendi, que el Art. 67 de la LCT faculta al empleador para aplicar medidas disciplinarias proporcionadas a las faltas o incumplimiento demostrados por el trabajador, quien puede, dentro de los treinta (30) días corridos de notificada la medida, cuestionar su procedencia y el tipo o extensión de la misma, para que se la suprima, sustituya por otra o limite, según los casos. 

La jurisprudencia prevaleciente ha inferido de la norma legal una regla general y una excepción a ésta. 

La regla general es que el Art. 67 de la LCT, aún en el caso de que la suspensión disciplinaria sea improcedente, no faculta al trabajador a considerarse en situación de despido indirecto, en la medida en que establece los límites dentro de los cuales puede cuestionarla (“para que se la suprima, sustituya o limite, según los casos”) y el plazo para hacerlo. 

Esta interpretación jurisprudencial se adecúa, especialmente, respecto de los trabajadores permanentes (continuos y discontinuos) al principio de conservación o continuidad de la relación laboral previsto en el Art. 10 de la misma ley.

Así se ha resuelto que la suspensión –aún injustificada-, solo confiere derecho al trabajador a reclamar los importes correspondientes a los salarios adeudados –lógicamente, cuestionando la medida- pero no lo faculta a disolver el contrato de trabajo (CNTrab, Sala II, 29/2/96, DT, 1996-A-2014).

Pero ese criterio cede si el trabajador se considera despedido demostrando que la medida adoptada por el empleador excede los límites de su poder disciplinario adoptando una medida cuya finalidad es privar de sus salarios al trabajador, con una finalidad persecutoria (CNTrab, Sala I, 17/2/99, DT, 1999-B-1869).

Debe recordarse que el Art. 68 de la LCT precisa los alcances de las facultades disciplinarias del empleador,  que deben ejercerse con un criterio funcional cuidando de “satisfacer las exigencias de la organización del trabajo en la empresa y el respeto debido a la dignidad del trabajador y sus derechos patrimoniales, excluyendo toda forma de abuso del derecho”.   

Temas en esta nota

Seguí leyendo