En medio de la crisis de la fruta, creció la importación desde Chile

Se comercializaron 688.000 kilos de manzana en los primeros siete meses del año. En el mismo periodo del 2015 se importaron 112.000 kilos.

Por
A principio de año

A principio de año

19deAgostode2016a las09:21

En los primeros siete meses del año ya se importaron alrededor de 700 mil kilos de manzanas destinadas al mercado nacional. El número llama la atención porque ocurre en el marco de una de las peores crisis del sector que tiene su centro en el Valle de Río Negro y Neuquén.

La consultora Gabinete MAG dio a conocer un informe en el que se revela que durante la primera parte del año -incluyendo el mes de julio- se han importado casi 700 toneladas de manzanas que fueron a parar a las góndolas de los supermercados de todo el país. La cifra exacta es de 688.000 kilos. En el mismo periodo del 2015 se importaron apenas 112.000 kilos.

Las cámaras se reunieron ayer para decidir nuevas medidas para reclamar por el estado de su industria. Los chacareros viajarían el próximo martes a Buenos Aires donde se manifestarán regalando varios miles de kilos de manzanas y peras frente a la Casa Rosada, una acción con la que pretenden nacionalizar su queja. Los productores también solicitarán entrevistas con funcionarios del ministerio de Agroindustria y con el propio presidente Mauricio Macri.

La llegada de manzana extranjera -en su totalidad de origen chileno-, al mercado local se explica entre otros motivos por la baja producción de este año en la zona que fue un 50% menor que la del año pasado, lo que también impactó en la calidad de la fruta. En tanto que la producción de peras cayó un 30%, según las cámaras. Cada año el mercado interno absorbe unas 240 mil toneladas de manzana. Irónicamente, solo en una jornada de protesta realizada por los chacareros en enero de este año en Allen, se tiraron a las veredas 80 mil kilos de fruta. Por otro lado, unos 200 millones de kilos de manzanas quedaron en los árboles en 2015, mientras otros 135 millones fueron arruinadas por efecto del granizo.

Los chacareros enfrentan problemas estructurales y económicos que ya son crónicos. La falta de recursos les ha impedido realizar como corresponde las tareas culturales vinculadas al proceso de la fruta en las últimas temporadas. Este año, por ejemplo, la poda y el riego se vieron seriamente afectados por la incapacidad de los productores de absorber en su totalidad este gasto. Los fruteros alegan que el precio de mercado mayorista que reciben -entre 2 y 5 pesos el kilo dependiendo de la calidad de la manzana y la pera- nos les alcanza para cubrir los costos de producción.

Además, el parate del comercio con Brasil durante tres meses el año pasado, debido a la aparición de capocapsa en algunos envíos hacia ese país, generó pérdidas globales que rondan los US$ 1250 millones. El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, les había prometido en enero pasado, la llegada de capitales a la región a través de créditos blandos y subsidios pero los productores reclaman que el dinero apareció en cuenta gotas y que el aporte real no supera los 100 millones de pesos, mientras que la industria necesita un mínimo de 1200 millones, argumentan.

La fruta chilena que está llegando a los supermercados locales fue adquirida a un precio llamativamente alto: 1 dólar por kilo. En tanto que un productor en la Argentina recibe alrededor de 3 a 5 pesos por kilo. “Es raro, no puedo explicarlo desde la lógica del empresario local que la trae porque es cara, pero desde la mirada chilena está bien, somos un país caro incluso más que Brasil y les pagan buen precio”, indica Jorge Figueroa, Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén.

En Chile el costo del kilo de la manzana de calidad media ronda los 25 pesos argentinos. En los supermercados nacionales se consigue a 37 pesos, mientras que la manzana del Alto Valle ha llegado a los 40 pesos el kilo.

Temas en esta nota

Seguí leyendo