Sorgo: claves para disminuir la brecha de rendimientos

Durante el Simposio Nacional de Sorgo, la Dra. Brenda L. Gambín expusó sobre las brechas de rendimiento para el cultivo en nuestro país. Mirá las claves para disminuir las mismas.

Por
"El sorgo es un cultivo que rinde muy bien en condiciones donde otros cultivos pueden no rendir de la mejor manera", destacó Gambín.

"El sorgo es un cultivo que rinde muy bien en condiciones donde otros cultivos pueden no rendir de la mejor manera", destacó Gambín.

25deAgostode2016a las11:44

En el marco del 3° Simposio Nacional de Sorgo, tuvo lugar una disertación a cargo de la Dra. Brenda L. Gambín del CONICET, titulado "Explorando brechas de rendimiento en sorgo granífero", con el objetivo de cuantificar cuan lejos nos encontramos hoy en día de los rendimientos potenciales que se pueden alcanzar en distintas regiones de nuestro país.

"La brecha se define como la diferencia entre el rendimiento potencial en secano y el rendimiento que alcanza actualmente el productor", comentó la Dra. Gambín en dialogo con Agrofy News, quien a la vez explicó que para el analisis se utilizaron datos del Ministerio de Agroindustria, teniendo así dicho estudio alcance a nivel nacional.

En cuanto a las brechas en si, cabe destacar que las mismas varían de acuerdo a cada zona en particular, pero en promedio la brecha de rendimiento actual para el sorgo granífero se ubica en los 1.500 kilos por hectárea. La Dra. Gambín recomendó tener en cuenta también que los rendimientos potenciales están subestimados.

La brecha de rendimientos suele ser mayor en el sur de Buenos Aires y este de La Pampa. Mientras que por otro lado, la misma es menor cuando nos trasladamos a Córdoba o Santa Fe.

"Las brechas menores están asociadas al nivel tecnológico que se aplica en una y otras zonas", comentó Gambín. al tiempo que el acceso a la información que tiene el productor también hace que la brecha sea menor, es decir en zonas donde hay más historia del cultivo. "Donde el cultivo es menos conocido la brecha termina siendo mayor".

¿Cómo disminuimos la brecha?

Elección del genotipo

Un aspecto clave para disminuir la brecha es el buen manejo. Partiendo desde la elección del genotipo a implantar, dado que no son todos iguales: "Hay algunos que rinden en las mismas condiciones mucho mas que otros", destacó la Dra. y explicó que si el productor cuenta con esta información va a poder optar por un genotipo que rinda más.

Fecha de siembra

La fecha de siembra también cobra vital importancia, sobre todo en combinación con el genotipo a seleccionar. "Si uno esta pensando en siembras tempranas, es decir septiembre u octubre, la variedad a implantar será de ciclos más largos e intermedios, que son los que permiten maximizar rendimientos". Por el contrario, al elegir un ciclo corto se pierde rendimiento y así se "estaría aumentando la brecha porque no estamos teniendo en cuenta un buen manejo".

Fertilización y malezas

En tanto, también hay otras cuestiones como la fertilización y el control de malezas que resultan fundamentales. Todo esto teniendo en cuenta además el cultivo antecesor y haciendo un buen análisis de suelo, cosas que en palabras de la Dra. Brenda L. Gambín hoy en día "no se hacen mucho".

Mayor tecnología, mejores resultados

La realidad es que la tecnología que aplica el productor fue decayendo en el último tiempo: "Lo que el productor tiene que entender es que eso implica aumentar la brecha, esta perdiendo rendimiento", alertó Gambín graficando que con una aplicación de tecnología "alta" se pueden obtener hasta 1.600 kilos más por hectárea que con una aplicación "baja".

Cabe señalar que una aplicación de tecnología "alta" no se refiere a aspectos extraordinarios, sino que significa una densidad de siembra acorde al ambiente, con un manejo de malezas básico con atrazina y metolachlor y con un nivel de nitrógeno de 120 kilos por hectárea. Contra una tecnología "baja" con muy poco nitrógeno, sin manejo de malezas y una densidad menor.

Y cuando se miran los números, esta aplicación de tecnología cobra aun más importancia, ya que los 1.600 kilos extras se traducen en un incremento del margen bruto del 20%.

"Un cultivo que rinde muy bien"

A modo de conclusión la Dra. Brenda L. Gambín destacó que "lo que es importante saber es que el sorgo es un cultivo que rinde muy bien en condiciones donde otros cultivos pueden no rendir de la mejor manera. Es un cultivo que responde a la tecnología con una genética disponible que es muy buena".

"Está la costumbre de que al sorgo lo siembro en los peores ambientes sin manejo, y ahí no podes esperar rendimientos altos.", comentó Gambín dejando la pelota en la cancha del productor para que cada uno, en su situación particular, pueda hacer las cuentas y sacar conclusiones.

Temas en esta nota

Seguí leyendo