La industria etanolera recuperó competitividad

Con la caída del valor del maíz la industria etanolera recuperó competitividad. En tanto sigue sin cumplirse el corte del 12% con nafta.

Por
La relación etanol/maíz regresó a los niveles presentes durante el comienzo del corte interno.

La relación etanol/maíz regresó a los niveles presentes durante el comienzo del corte interno.

10deSeptiembrede2016a las10:30

Con la caída del valor del maíz las industrias elaboradoras de etanol maicero recuperaron la competitividad registrada en los comienzos del corte interno del biocombustible con nafta.

En los últimos dos meses, con un precio oficial del etanol maicero fijado en 12,5 y 12,6 $/litro para agosto y septiembre respectivamente, se necesitan unos 190 litros del biocombustible para adquirir una tonelada de maíz. Se trata de una relación similar a la registrada en septiembre de 2012, cuando Bioetanol Río Cuarto (Bio4) comenzó a elaborar etanol en base a maíz para introducirlo en la matriz energética local (hasta entonces la caña de azúcar del NOA era la única fuente de origen del etanol que se producía en el país para destinarlo al corte obligatorio con nafta).

Entre diciembre del año pasado y julio de 2016 la relación etanol/maíz resultó desfavorable para las industrias –localizadas fundamentalmente en la provincia de Córdoba– debido al fuerte crecimiento del valor interno del cereal combinado con una actualización insuficiente del precio de corte realizado por las autoridades del Ministerio de Energía y Minería.

Tal situación contrastaba con el maíz subsidiado recibido por el sector entre mediados de 2014 y fines de 2015 a causa del planchazo de precios del cereal promovido por el régimen kirchnerista por medio del combo derechos de exportación + ROEs + atraso cambiario.

La normativa vigente dispone que desde abril de este año el corte del etanol con nafta debe ser del 12%. Pero la misma no se está cumpliendo. Incluso en el último balance de Bioledesma presentado ante la CNV –industria elaboradora de etanol cañero– se reconoce ese hecho.

“Con posterioridad al decreto (543/16 por medio del cual se ordenó subir el corte de 10% a 12%), el Ministerio de Energía de la Nación estableció un cronograma escalonado para la implementación del aumento del corte. Este cronograma proyecta llegar al 12% en el próximo mes de diciembre”, señala el balance. Es decir: el ministro de Energía Juan José Aranguren decidió de facto retrasar la aplicación de una orden dada por su jefe (el presidente Mauricio Macri).

Entre octubre de 2014 y octubre de 2016 el precio del etanol producido en base a maíz –fijado por la Secretaría de Energía hasta diciembre pasado y ahora por el Ministerio de Energía– registró una suba del 32%, mientras que el etanol producido a partir de caña de azúcar subió un 40%. En ese período la nafta premium de YPF se ajustó en un 48%.

Semejante distorsión de reajustes de valores implica que el bioetanol en general y el etanol maicero en particular subsidió a las compañías dedicadas a elaborar y comercializar combustibles, entre las cuales se incluyen la estatal YPF, la británica Shell y la evasora serial y concursada Oil de Cristóbal López.

Temas en esta nota

Seguí leyendo