Del campo a la góndola, los precios se quintuplicaron

El incremento fue del 6% respecto del mes anterior. El agricultor sólo recibe el 24,5% del precio que pagó el consumidor.

Por
El índice se realiza sobre los precios finales de 20 alimentos de origen agrícola.

El índice se realiza sobre los precios finales de 20 alimentos de origen agrícola.

19deSeptiembrede2016a las08:52

La precios de los alimentos agrícolas desde que salen del productor y hasta que llegan al consumidor se multiplicaron por 5,5 veces promedio en agosto, mostrando un aumento del 6% en esa diferencia en relación a julio (5,2 veces). El deterioro se explica por la fuerte caída de los valores al productor en algunos vegetales como el pimiento, la lechuga, la frutilla, la zanahoria, la manzana, la naranja y el brócoli, principalmente.

Así surge del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora el Área de Economías Regionales de CAME para una canasta de 20 alimentos agrícolas. Con la suba de la brecha, en agosto se cortaron tres meses consecutivos en los que el IPOD venía mostrando leves mejoras. 

La participación del productor en el valor de góndola también descendió en el mes: para el promedio de los alimentos agrícolas y ganaderos relevados en agosto, el agricultor sólo recibió el 25,4% del precio que pagó el consumidor, con una pérdida de 2,5 puntos porcentuales de participación frente a julio y volviendo así a los importes de junio. 

Los productos agrícolas con mayores brechas de precios en el mes fueron la pera, con una diferencia de 13,6 veces; la manzana, con una distorsión de 12,1 veces; el limón (10,5 veces); la naranja (9,0 veces) y la mandarina (7,7). De los 20 alimentos agrícolas que integran la canasta del IPOD relevados durante la segunda quincena de agosto, en 7 aumentó el precio de origen, en 8 creció el precio destino y en 10 mejoró la brecha entre los dos. Aunque en algunos casos las mejoras de las brechas fueron casi imperceptibles, en los productos donde la desigualdad se amplió la distorsión fue más profunda. 

La tasa de variación promedio de los valores de origen fue del -6,1% en agosto, mientras que en los precios destino fue un -1,8%, lo que explica por qué el IPOD aumentó en el mes.

En líneas generales, agosto no fue un buen mes para los productores, que en promedio vieron reducir los beneficios que recibieron por sus productos, cortando así varios meses donde parecía que la ecuación comenzaba a equilibrarse un poco hacia las economías regionales.

Un indicador que resume la distorsión que se produce en el precio durante el circuito logístico que tienen los alimentos agrícolas-ganaderos es la participación del productor en el importe final. 

En agosto, en promedio, el productor recibió el 25,4% del valor pagado por el consumidor en góndola por el alimento, con una pérdida de 2,5 puntos porcentuales frente a la participación obtenida en julio, y ubicándose apenas un 0,2% por encima de junio pasado. 

El IPOD es un indicador elaborado por CAME para conocer el recorrido de los precios de los principales productos agropecuarios que se venden en fresco en el mercado interno desde que salen del campo y hasta que llegan al consumidor. 

Como es sabido, en el camino hasta que llega a la góndola se producen un conjunto de distorsiones que suelen multiplicar por varias veces el precio de origen de muchos productos.

Temas en esta nota

Seguí leyendo