Cerró el Congreso CREA 2016: un ejemplo de construcción colectiva

“Este Congreso fue la consecuencia de lo que somos y de lo que nos propusimos ser", expresó hoy Francisco Iguerabide, presidente de Aacrea, durante el acto de cierre del Congreso Nacional CREA 2016

Por
Francisco Iguerabide, presidente de Aacrea.

Francisco Iguerabide, presidente de Aacrea.

23deSeptiembrede2016a las18:14

“Este Congreso fue la consecuencia de lo que somos y de lo que nos propusimos ser. Fue el resultado de la mentalidad CREA y del Movimiento que construimos en torno a la misma”, expresó hoy Francisco Iguerabide, presidente de Aacrea, durante el acto de cierre del Congreso Nacional CREA 2016 que se realizó desde el miércoles en la Rural de Palermo.

Tras invitar a subir al escenario a todo el equipo que trabajó en el último año en la organización del evento, el presidente de Aacrea señaló que “esto, como todo lo que hacemos, fue una construcción colectiva, que personalmente me emociona muchísimo”.

Ver también: CREA: entre el campo y la ciudad

Iguerabide, quien es miembro del CREA Melo-Serrano y que integra desde hace casi diez años la Comisión Directiva de Aacrea, explicó que no fue sencilla la decisión de elegir a la ciudad de Buenos Aires como sede del evento por primera vez en 53 años. “Lo pensamos mucho y llegamos a la conclusión de que era el momento preciso para acercarnos a esta ciudad. Las empresas y organismos que siempre nos acompañan así lo entendieron y nos dieron su apoyo”.

El presidente de Aacrea destacó la organización del Encuentro Joven realizado el día anterior a la apertura del Congreso. “Ver a los jóvenes participar y aprender durante toda una tarde, fue una manera de mirar hacia el futuro”.

“Todo lo que hemos vivido aquí me dejó la sensación de que tenemos muy buenos recursos”, manifestó Iguerabide. “Pero es importante tener en cuenta que los ladrillos no hacen a la calidad de la pared. Por supuesto que los recursos son útiles; pero para que conformen una pared hace falta algo más que les otorgue un sentido trascendente”.

“El milagro argentino es posible”, concluyó. “Pero nosotros lo tenemos que poner en movimiento”.

Temas en esta nota

Seguí leyendo