Régimen agrario: todo sobre jornada máxima legal, horas extras y recargos

En relación al cumplimiento de horas extras, el nuevo régimen de la Ley 26727 establece en el artículo 42 un límite máximo de 30 horas mensuales y 200 anuales.

Por |
Jornada máxima legal, horas extras y recargos en el régimen agrario.

Jornada máxima legal, horas extras y recargos en el régimen agrario.

29deSeptiembrede2016a las12:54

El nuevo estatuto que regula el trabajo agrario estipula un régimen de jornada máxima legal de 8 horas diarias y 44 horas semanales, permitiendo la posibilidad de redistribuir las horas de trabajo, de manera tal que no se excedan de las 9 horas diarias (artículo 40 de la Ley 26727). El nuevo régimen, previsto por la Ley 26727 recepta lo establecido por la Resolución (CNTA) 71/2008, y profundiza aún más el criterio protectorio del trabajador, al establecer un límite para la jornada de trabajo de 8 horas diarias y 44 horas semanales. Cabe aclarar que la citada Resolución (CNTA) 71/2008 había establecido un régimen de jornada máxima legal de 8 horas diarias y 48 horas semanales, con lo cual el nuevo régimen al reducir la jornada semanal a 44 horas viene a profundizar la protección del trabajador en la materia.

Nos explica la Dra. Marina Simondegui, asesora de Arizmendi, que en relación al cumplimiento de horas extras, el nuevo régimen de la Ley 26727 establece en el artículo 42 un límite máximo de 30 horas mensuales y 200 anuales, en concordancia con la normativa aplicable a los trabajadores comprendidos en la Ley 11544 de jornada de trabajo.

No obstante nada establece respecto del recargo que corresponde abonar por el trabajo en horas extras. En efecto, nada se dispone sobre el recargo del 50% para el caso de horas extras realizadas durante los días normales de prestación de servicios, ni tampoco respecto del 100% de recargo para el caso de las horas extras laboradas durante el descanso semanal, tal como se prevé en el régimen de la Ley 11544.

Por su parte, cabe destacar que, si bien existe en la Ley 26727 una remisión al régimen de la Ley de Contrato de Trabajo, se debe tener en cuenta que, el tema relativo a la jornada de trabajo, constituye un “instituto cerrado” con características propias dentro del régimen especial. Ello en virtud de que la exclusión expresa de los trabajadores agrarios al régimen de la Ley 11544 ha quedado incólume en su texto legal, no habiendo sido modificada y no existiendo por otra parte remisión alguna expresa a dicho texto en el nuevo régimen estatutario.

Esta condición de “instituto cerrado” impide recurrir a la LCT para aplicar sus disposiciones en materia de recargo sobre las horas extras. Sin perjuicio de ello, cabe dejar constancia que toda vez que la exposición de motivos de la Ley 26727 aclaraba que el nuevo régimen “profundizaba” la protección al trabajador dispuesta por la Resolución (CNTA) 71/2008 en materia de jornada de trabajo y, asimismo, indicaba expresamente los recargos que debían aplicarse para las horas extras, el nuevo régimen debe receptar lo dispuesto al respecto por la citada resolución

En tal sentido, el decreto 301/2013 reglamenta las disposiciones del artículo 42 de la Ley 26727, indicando al respecto que el número máximo de horas extraordinarias anuales previsto por dicho artículo, se computará por año calendario. Asimismo aclara la citada reglamentación que el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTESS) podrá establecer excepciones al límite máximo, en función de las características de la producción, de situaciones derivadas de cuestiones estacionales o por circunstancias puntuales que lo justifiquen.

Por último, y a propósito de la Resolución (CNTA) 71/2008, un reciente fallo de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, en autos “Maciel, Marcelo Gustavo c/Haras La Madrugada SA s/despido” de fecha 31/5/2012, admitió la procedencia del reclamo formulado por un trabajador de diferencias salariales en concepto de horas extras en la actividad rural, señalando al respecto que “el reclamo de horas extras solo queda delimitado al período en el cual se encontraba vigente la Resolución (CNTA) 71/2008, esto es, desde el 3 de diciembre de 2008 y hasta la finalización del vínculo laboral, el 28 de febrero de 2009, es decir, 2 meses y 27 días”, en virtud de que el trabajador había solicitado diferencias por el plazo de dos años de prescripción laboral. Concordantemente, el Tribunal otorgó dichas diferencias, pero solo desde el momento en que comenzó a regir la resolución.

Temas en esta nota

Seguí leyendo