CLIMA
Rosario
jueves 12
Estado clima
18° | 30°

Nublado parcial

viernes 13
Estado clima
15° | 30°

Nublado parcial

sábado 14
Estado clima
17° | 30°

Chaparrones

Granos

El maíz, con los mejores resultados

Si la campaña 2016/2017 fuera climáticamente normal, con los precios que se ofrecen a la época de cosecha el maíz daría lugar a los mejores resultados económicos del ciclo de granos gruesos.

Por Carlos Marín Moreno | Diario La Nación

  • maiz mejores resultados
    Buenas perspectivas para el cultivo.

Rindes de indiferencia

Si la campaña 2016/2017 fuera climáticamente normal, con los precios que se ofrecen a la época de cosecha el maíz daría lugar a los mejores resultados económicos del ciclo de granos gruesos en casi todas las zonas productivas de la región pampeana, siempre y cuando el flete a puerto o a industria no supere los 300 kilómetros. Como ejemplo, en el oeste de Buenos Aires, el rinde para cubrir los costos del cereal cultivado en campo propio es de 69 quintales por hectárea, contra 29 quintales de soja y 25 de girasol, según cálculos de Globaltecnos SA. Los modelos analizados consideran un solo cultivo por año y corresponden a planteos de tecnología corriente, con fertilización nitrogenada y fosfatada para maíz, y fosforada para soja y girasol. Incluyen labores, semilla, aplicación de fungicidas y seguros. Generan un costo de implantación de US$ 421 por tonelada para maíz -con una sustancial baja respecto del año pasado-, US$ 292 para soja y US$ 290 para girasol.

Precio de dolor

Cabe aclarar que para que para que estos resultados teóricos se concreten efectivamente habría que asegurar los US$ 145 por tonelada que se ofrecen hoy en el Mercado a Término para marzo/abril de 2017 para el maíz. "También habría que tener en cuenta que los cálculos del girasol consideran un precio a cosecha de US$ 280, que se deben obtener en un mercado poco transparente, que a veces ofrece dificultades para ir cerrando negocios", indica Matías Amorosi, técnico de la consultora. Otra manera de comparar resultados esperados es mediante el "precio de dolor". Es la cotización con la cual se cambia la plata al enfrentar costos de producción de los cultivos con ingresos por ventas del grano. Para un rinde de 80 quintales por hectárea de maíz en el oeste de Buenos Aires, el "precio de dolor" sería de US$ 149 por tonelada para maíz -bastante cercano al que se ofrece a cosecha-, US$ 277 por tonelada para la soja y de 355 dólares para el girasol.

Matices regionales

"Los resultados esperados también favorecen al maíz en el sur bonaerense, aunque allí el girasol desplaza a la soja del segundo lugar por su mayor adaptación regional", dice un técnico de Tres Arroyos. En ese partido, por ejemplo, los rindes de indiferencia fluctúan alrededor de los 50 quintales por hectárea para el maíz; los 28 para la soja de primera, y los 16 para girasol. Allí, el maíz se puede implantar con un poco menos de US$ 400 por hectárea, US$ 300 para la soja y 260 para el girasol. En el sur de Córdoba y de Santa Fe los resultados esperados son bastante parejos entre un maíz de 96 quintales, la soja de primera de 34 y el girasol de 24. Los rindes para cubrir los costos ascienden a 60 quintales para el maíz, 25 para soja de primera y 17 para el girasol. Los cultivos prometen resultados muy ajustados en campos arrendados a US$ 215 por hectárea en el oeste bonaerense. El maíz de 80 quintales daría lugar a un resultado final de US$ 94 para el arrendatario y una soja de 30, de US$ 20 por hectárea.

Mejor, pero no tanto

Corresponde aclarar que los resultados expuestos anteriormente son de modelos teóricos, con fechas de siembra de primera y evolución normal a lo largo de todo el ciclo del cultivo. La realidad puede marcar diferencias con ellos, sea por atraso en la época de implantación por escasez de humedad, como está ocurriendo en algunas zonas del sur de Santa Fe, Entre Ríos y del sudoeste de Buenos Aires, entre otras localidades, por desarrollo de adversidades u otros imprevistos. En campo propio, los rindes de indiferencia son menores a los de la campaña anterior y pueden alcanzarse en un año de clima normal y aplicando buena tecnología. Hay una perspectiva más favorable que en el ciclo precedente, pero con un techo limitado por los precios internacionales y por el mantenimiento de derechos de exportación en el complejo sojero. En campo alquilado, los resultados continúan siendo ajustados, con muchos riesgos para los arrendatarios.

¡OPINÁ SOBRE ESTA NOTA!

Comentar en foro