“Antes nos daban bifes a cada rato”

Así lo manifestó Ángel Girardi al ser consultado por el pasado, presente y futuro de la ganadería argentina. Como si esto fuera poco, en diálogo exclusivo, el referente del sector habló de todo.

Por
"No hay que tenerle miedo a la exportación", Girardi.

"No hay que tenerle miedo a la exportación", Girardi.

17deOctubrede2016a las10:05

Carlos Misuraca, de Agrofy News, dialogó en exclusiva con el presidente de la Asociación Productores de Carne Bovina Argentina (Aprocaboa), Ángel Girardi y le preguntó de todo.

Para empezar, el referente del sector de la carne fue consultado por el presente y futuro del sector y, realmente, fue tajante: “Antes Argentina que tenía forma de costeleta pero nos daban bifes a cada rato; hoy veo un país que mantiene esa forma de costeleta pero requiere ser llenada”, sostuvo, al momento que añadía: “Nos están faltando vacas, terneros y las dos generaciones que se fueron: los hombres de campo y las vacas”.

Sin embargo, y de acuerdo a los dichos de Girardi, este inconveniente no se revierte de un día para el otro ni por “obra y gracia del Espíritu Santo”. Y explicó: “Se requiere un proceso lento y creíble. No va a cambiar la historia repentinamente de un gobierno a otro. Tengamos en cuenta que venimos de 10 años  de un ciclo ‘minero’, donde lo único que se hacía era sacar, sacar y sacar. Es importante comprender que el vientre materno lleva el ternero 9 meses, criarlo al pie de la madre demora 6 meses y engordarlo, otros 14 o 15 meses”.

La vuelta al mundo

En este sentido, el presidente de Aprocaboa, insistió en la necesidad de “mirar con más ganas” a la exportación. “El consumo interno no se va a ver perjudicado en la medida en que enseñemos a los consumidores a comer verdadera carne, aumentar el peso de faena y llevar a que cada corte se pague mejor. Ese es el ABC de la ganadería en nuestro país”, manifestó.

¿Y la confianza que perdimos? Ante este interrogante Girardi fue más que optimista: “Recuperar la confianza es difícil en un producto general pero no para el caso de la carne; por eso tenemos que seguir para adelante y aprovechar esta oportunidad que nos da la carne argentina porque es un speciality y no un commodity. Tal es así, que nuestros competidores venden usando nuestro apellido”, afirmó en diálogo con Misuraca y ejemplificó el caso de Brasil que vende carne bajo la denominación “Sudamericana” o “Pampeana”.

“Cuando Argentina se consolide en el mundo, no habrá quién la desplace”, explicó, pero fue cauto: “Debemos ser conscientes de que hoy no tenemos novillos, no tenemos frigoríficos con capacidad de faena y no tenemos hombres que vayan a trabajar al campo, que conozcan el trabajo ganadero: no hay oficios claves como alambrador, domador o molinero”.

Ganadería: ¿una pasión o un negocio?

De acuerdo a los dichos de quien también es prosecretario 2° de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), antes dedicarse a la ganadería prácticamente era un sentimiento; hoy están cambiando los eslabones pero aún no puede decirse que sea un verdadero negocio porque no tenemos quién lo compre, no tenemos la cadena bien aceitada y no tenemos un estándar sanitario unificado. En palabras de Girardi: “El ganadero no está tirando manteca al techo, pero lentamente está dejando de ser perdedor”.

“Sin mercados no hay futuro”

Así definió el referente la importancia de mercados como el Rosgan o el Mercado de Ganado Rosario: “Constituyen el ABC para el comprador, el consumidor, el productor y el criador; por eso, como directivo de la BCR, trato de hacer valer cada vez más nuestros mercados”, concluyó.

Temas en esta nota

Seguí leyendo