La faena en 2016 fue una de las más bajas de la historia

Durante el 2016 se faenaron 11,7 millones de cabezas en la Argentina, uno de los niveles más bajos de nuestra historia. Preocupante aumento de la participación de hembras.

Por
La faena, en uno de los niveles más bajos de nuestra historia.

La faena, en uno de los niveles más bajos de nuestra historia.

10deEnerode2017a las11:54

La faena de bovinos durante el 2016 totalizó 11,7 millones de vacunos, un 6% menor que el año precedente y una de las menores de nuestra historia. Dicho período se caracterizó además una por una tendencia descendente, que en los últimos meses ha dado señales de un ligero cambio positivo que debe observarse si se profundiza en el futuro cercano.

Al respecto, Mario Ravettino, Presidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC, reflexionó: “la caída de la actividad en la industria frigorífica resulta evidente al comprobar que la cantidad de animales sacrificados durante 2016 fue un 12% menor que el promedio de los años 2004 - 2015 y la cuarta más baja de los últimos cuarenta años.”

  • 2011 = 10.9 millones de cabezas
  • 1998 = 11.3 millones de cabezas
  • 2002 = 11.5 millones de cabezas
  • 2016 = 11.7 millones de cabezas

La producción de carnes bovinas fue de 2,6 millones de toneladas peso res, 3% menor a la registrada en 2015, una reducción levemente menor a la de la faena como consecuencia de una mayor participación de machos que se reflejó en el peso medio de los animales sacrificados.

Esta disminución de la producción afectó al mercado local, en tanto “el consumo per cápita de carnes bovinas durante el 2016 puede estimarse en 55 kg/habitante, 7% por debajo de 2015 y el menor desde 2011”, añadió Ravettino.

Faena en diciembre 2016

La faena de bovinos durante el último mes del año pasado alcanzó 1,05 millones de cabezas, observándose un aumento genuino del nivel de actividad por primera vez en muchos meses, aunque la cifra alcanzada resultó un 5% menor a la media de los años 2004-2015.

El promedio diario de animales sacrificados fue el más elevado de 2016, lo que resulta previsible atendiendo al patrón estacional de la oferta ganadera y de la demanda de carnes bovinas, aunque está significativamente por debajo de los niveles alcanzados pocos años atrás.

Durante dicho mes fue nuevamente importante la contribución de hembras dentro de la faena total: 43%. “Esta cifra pareciera estar indicando una desaceleración en el proceso de recomposición de las existencias que venía insinuándose, lo que convendrá monitorear en los próximos meses para ver si obedece a una depuración de los planteles o si se trata de un proceso de otras características”, comentó Ravettino. En tal sentido, la caída de los precios de la vaca ha estado ligada con esta evolución.

“La instrumentación de reintegros sobre las exportaciones de carnes bovinas podría contribuir a un cambio en las expectativas que alteren nuevamente el curso de esta variable, haciendo a la industria exportadora más competitiva”,  concluyó Ravettino.

Temas en esta nota

Cargando...