Terrazas verdes: una alternativa para mitigar los efectos de la lluvia

Las terrazas verdes que se instalan en espacios urbanos reducen el riesgo de inundaciones al retardar el escurrimiento de agua de lluvia, evitando los desbordes en las alcantarillas.

Por |
12deEnerode2017a las11:14

En un contexto de cambio climático, en el cual abundantes y copiosas lluvias están causando inundaciones en muchas zonas del país, surgen alternativas sustentables que intentan atenuar el efecto de las mismas. Este es el caso de las terrazas verdes, techos vivos o ecológicos, que permiten controlar el escurrimiento del agua en la ciudad, mitigando el impacto de los fenómenos climáticos.

El techo verde es un sistema artificial que ofrece un espacio verde natural, creado por la adición de plantas a un medio de cultivo compuesto por capas que cumplen distintas funciones (irrigación, drenaje, barrera para las raíces). Este sistema se instala en los tejados de edificios, los que quedan parcial o totalmente cubiertos de vegetación. Esta técnica consiste en recrear, en la terraza de un edificio existente o a construir, en un balcón aterrazado o sobre cocheras subterráneas, un espacio de ingeniería que funcione como un jardín normal.

El Ing. Rubén Stamati, titular de Plantas Altas, empresa que se dedica a la instalación de terrazas verdes en Rosario y otras ciudades del país, señala que una de las ventajas más importantes de esta técnica es el aletargamiento de las aguas de lluvia: “Cuando llueve en una terraza común el agua se junta, va por el caño y va a la cloaca o a los desagües pluviales. Con la terraza verde el agua empieza a escurrir dos o tres horas después de haber comenzado a llover. Eso permite que no colapsen las tuberías de drenaje de lluvia, tanto las internas como las colectivas”.

Con respecto al impacto de las últimas tormentas que hubo en distintas ciudades, el ingeniero cuenta: “Cuando ocurren inundaciones en la ciudad siempre se le echa la culpa a la basura que tapan las alcantarillas, pero también hay que tener en cuenta el hecho de que el suelo está cada vez más impermeabilizado, es decir, cada vez  hay más construcciones sobre terreno natural, que antes era absorbente”.

Los estudios realizados en la ciudad de Rosario muestran que lo que cambió en estos últimos años no es la cantidad de lluvia sino la torrencialidad, es decir, la cantidad de milímetros hora, pero no la cantidad de milímetros en total en el año.  “El cambio climático ha generado lluvias más copiosas, pero la suma de esas lluvias es la misma que hace 100 años atrás. Al llover tanto en tan poco tiempo, eso hace colapsar las tuberías. Hay que evaluar si conviene  cambiar toda la red pluvial o aplicar técnicas que permitan retener el agua de lluvia evitando los desbordes en las alcantarillas para reducir el riesgo de inundaciones”, expone Stamati.

Otro de los beneficios que tienen los techos verdes es el energético. Permite reducir el consumo de energía para refrigerar o calefaccionar un ambiente; son un atenuante de los picos de demanda eléctrica o de gas. “La terraza verde funciona como colchón térmico. El sustrato y el césped genera que no se caliente tanto la baldosa, que en verano suele llegar a 70 grados”, explica el ingeniero.

Por último, consultado acerca de cómo es posible que esta alternativa sustentable pueda ser utilizado por la mayor parte de la población, considerando sus costos altos de instalación, Stamati explica: “Hay que hacer un plan de promoción de esta práctica porque es un beneficio colectivo para las ciudades. Tiene que haber un incentivo de índole estatal que determine una voluntad por parte del Estado a que los particulares lleven a cabo este tipo de construcciones, como motivar a utilizar otro tipo de técnicas para el uso de energías alternativas: solar, eólica, etc.”.

 

 

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo