¿Podrán los rindes compensar las pérdidas?

200 mil ha de soja de segunda, junto a unas 400 mil ha de soja de primera conformarían en la región núcleo el posible nivel de perdida por los excesos hídricos al presente.

Por
El agua se cobraría unas 600 mil ha de soja en la región núcleo.

El agua se cobraría unas 600 mil ha de soja en la región núcleo.

27deEnerode2017a las08:16

Soja: pérdidas de superficie

Las lluvias dieron un respiro en esta semana, llovió en pocas zonas y los milimetrajes fueron mucho más moderados y acordes a lo que se suele esperar en enero. Esto colaboró en que los aplicadores vuelvan al ruedo en buena parte de la región. Sin embargo, hay muchas zonas que siguen bajo agua, y se registran severos niveles de pérdidas de área por anegamiento.

Estos niveles de descuento de superficie cultivada no habían sido registrados con anterioridad en el mes de enero. Sin embargo el 10% del área en condiciones regulares a malas contrasta con el 45% de la soja de primera que se califica como muy buena.

Los primeros lotes, los que fueron sembrados más temprano y representan a un 21% del área sembrada, están en plena fructificación (R4). El resto de los lotes (60%) se centra en la plena floración e inicios de fructificación (R2-R3).

Hay presencia de isoca medidora (Rachiplusia nu) en niveles moderados y está comenzando a aparecer otro pico de oruga bolillera. Se destacan las enfermedades de fin de ciclo como Septoria glycines y Cercospora kikuchii. Por otro lado, las malezas no dejaron de ponerle presión a la campaña.

La imposibilidad de entrar al lote ante la falta de piso demoraron las aplicaciones terrestres. En muchos casos no hubo más posibilidades que recurrir a las aplicaciones aéreas, lo cual siguió sumando costos a esta difícil campaña.  

El maíz desciende su condición

Las estimaciones de rinde para el maíz de primera bajaron algunos puntos desde el análisis anterior. Ya no se lograrían los rindes extraordinarios para esta campaña.

Los problemas por la lixiviación de nitrógeno, la continuidad del agua en los lotes, las pérdidas que han dejado los excesos, restando superficie productiva, parecen prevalecer por sobre los buenos niveles de rindes que se aguardaban. Aunque se esperan en muchas zonas productividades por encima de los 110 qq/ha, los promedios tenderán a nivelarse para abajo.

El rendimiento promedio de la región fluctuaría entre 80 y 100 qq /ha.

Temas en esta nota

Seguí leyendo