La salud del suelo argentino: estado, legislación y acciones

En el marco de la Jornada Nacional de Conservación de Suelos se acordó que es necesario generar consensos entre las provincias para promulgar una ley de suelos que sea aplicable.

Por |
Luis Urriza, subsecretario de Agricultura del Ministerio de Agroindustria de la Nación.

Luis Urriza, subsecretario de Agricultura del Ministerio de Agroindustria de la Nación.

11deJuliode2017a las09:00

El director del Instituto de Suelos de INTA, el Ing. Miguel Taboada,  y el subsecretario de Agricultura del Ministerio de Agroindustria de la Nación, Luis Urriza, fueron parte del panel de debate que se llevó a cabo el viernes durante la Jornada Nacional de Conservación de Suelos.

Degradación de suelos, legislaciones y políticas de desarrollo, son los temas principales que atravesaron el encuentro.

¿Qué le pasó al suelo argentino en los últimos 25 años?

La agricultura argentina implementó en los últimos 25 años cambios que son significativos, con algunas consecuencias buenas y otras no tanto, según comentó el director del Instituto de Suelos.

“Las buenas, se refiere al avance de los sistemas de información, formas de trabajo conservacionista, por ejemplo, la siembra directa que ha permitido controlar la erosión más severa: la producción de cárcamos”, explicó Taboada.

Con respecto a lo malo, señaló un mal uso del suelo, “Tenemos una erosión encubierta, en lámina, que sigue ocurriendo en siembra directa cuando no hacemos rotaciones”.

Ley de suelos: “Es necesario generar consensos”

Argentina tiene la ley 22.428 sobre conservación y recuperación de la capacidad productiva de los suelos, la cual fue sancionada en 1981 y aplicada en los primeros años de la democracia.

La 22.428 es una ley de fomento que aplicó claves de conservación de suelo pero, actualmente está desfinanciada por lo cual no se aplica.

“Me parece que esa ley es buena, habría que reacomodarla y actualizarla”, expresó el ingeniero Taboada y acotó que el Estado debiera vigilar para que los suelos se manejen de forma adecuada.

En torno al tema, se ha generado una interesante discusión y debate sobre qué tipo de ley es necesario en cuanto a su grado de cumplimiento.

En este sentido, el director del Instituto de Suelos sostiene que es necesario generar consensos con los distintos actores del sistema: las provincias, los técnicos, para sacar la mejor ley que sea posible y realmente aplicable.

Agroindustria y sus instrumentos para la conservación del suelo

Entre el 2016 y 2017, se realizaron cinco talleres regionales en el marco del Observatorio de Suelos Agropecuarios.

“Estamos trabajando con el Poder Legislativo en varias iniciativas relacionadas al suelo, una de ellas es la ley de fertilizantes que estamos muy cerca de definirla y de tenerla”, informó Luis Urriza, subsecretario de Agricultura.

A su vez, Urriza destacó que la baja de las retenciones del trigo y del maíz, el primer impacto que tiene sobre el país, es recuperar la rotación y con más gramíneas.

En este sentido, afirmó: “Es una de las primeras acciones de buenas prácticas de manejo que nos permitirá tener más materia orgánica y más carbono en el suelo. Eso es un proceso que ya empezó, estamos en una situación mejor que en otros años”.

Cabe mencionar que existe una alineación con la visión de la Alianza Mundial por el Suelo en cuanto a las problemáticas de la conservación del recurso suelo.

Si bien, disponen de gran cantidad y calidad  de información, el subsecretario reconoció que aún falta mucho para tener la información sobre  la salud de los suelos que necesitan para la toma de decisiones de nuevas políticas.

Ver también: Suelos: ¿cuáles son las principales amenazas?

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo