La seguridad y los riesgos en el trabajo agrario

El trabajo agrario se debe realizar y cumplir en adecuadas condiciones de higiene y seguridad a fin de evitar enfermedades profesionales o accidentes de trabajo.

Por |
La seguridad y los riesgos en el trabajo agrario.

La seguridad y los riesgos en el trabajo agrario.

23deAgostode2017a las09:21

El trabajo agrario se debe realizar y cumplir en adecuadas condiciones de higiene y seguridad a fin de evitar enfermedades profesionales o accidentes de trabajo.

La Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA) se encuentra facultada para establecer las condiciones de higiene y seguridad que deberán reunir los lugares de trabajo, las maquinarias, las herramientas y los demás elementos de trabajo, sin perjuicio de lo previsto en la Ley 24557 de Riesgos de Trabajo y sus normas modificatorias y complementarias, o las que en el futuro la remplacen.

Explica Marina Simondegui, especialista laboral de Arizmendi, entre las obligaciones del empleador en materia de Higiene y Seguridad se establecen las siguientes:

  • Observar las pausas y limitaciones a la duración del trabajo, y adoptar las medidas necesarias que según el tipo de trabajo, la experiencia y la técnica sean necesarias para tutelar la integridad psicofísica y la dignidad de los trabajadores, debiendo evitar los efectos perniciosos de las tareas penosas, riesgosas o determinantes de vejez o agotamiento prematuro, así como también, los derivados de los ambientes insalubres o ruidosos.
  • Observar las disposiciones legales y reglamentarias pertinentes sobre Higiene y Seguridad del Trabajo, previstas en la Ley 19587 y el decreto reglamentario 617/1997. Cabe aclarar que el Decreto reglamentario fue dictado para la actividad agraria con motivo de la Ley de Riegos del Trabajo y el artículo 98 del régimen anterior (Ley 22.248) de Trabajo Agrario que disponía: "La reglamentación establecerá las condiciones de higiene y seguridad que deberán reunir los lugares de trabajo, maquinaria, herramientas y demás elementos".

Entre los considerando del Decreto 617/1997, se establece la necesidad de plasmar una normativa de higiene y seguridad específica para el trabajo agrario, en razón de las peculiaridades de éste, los lugares en que se desarrolla, la idiosincrasia de sus actores y la inocultable realidad del sector en la materia que hacen necesario que la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) continúe fijando pautas de cumplimiento particulares respecto de las actividades agrarias que así lo demanden.

Asimismo, del Decreto 617/1977, surgen varias disposiciones sobre cuáles son las condiciones adecuadas en que debe desarrollarse la ardua tarea del trabajador rural y, en que todo el sector agropecuario estuvo de acuerdo con dicha norma, estableciendo en consecuencia, en el artículo 5 de ese decreto la obligatoriedad para los empleadores de la Actividad Agraria de contar con Servicios de Higiene y Seguridad en el Trabajo y de Medicina del Trabajo, en los casos y con las modalidades que determine la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT). 

  • Proveer al trabajador de elementos de seguridad y protectores personales cuando su uso fuere necesario por razones operativas propias del trabajo; realizare tareas a la intemperie; en caso de lluvia; terrenos anegados u otras situaciones similares, de acuerdo a lo que dispusiere la Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA). En tal sentido, se prevé que en caso de que el trabajador deba realizar tareas peligrosas para su salud, el empleador debe instruirlo sobre las adecuadas formas de trabajo y además suministrar los elementos de protección personal que fueren necesarios.
  • En aquellas tareas que impliquen la realización de procesos o manipulación de sustancias tóxicas, irritantes o agresivas en cualquiera de sus formas, la limpieza de la ropa contaminada estará a cargo del empleador.
  • Los envases que contengan o hubieran contenido sustancias químicas o biológicas deberán ser almacenados en lugares especialmente señalizados.

El tratamiento de los residuos peligrosos deberá efectuarse de conformidad con la normativa vigente y las resoluciones que a tal efecto dicte la Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA) en consulta con los organismos competentes.

En conclusión, si el empleador no brinda las adecuadas condiciones de higiene y seguridad para la realización del trabajo y de tal manera pone en peligro la salud del trabajador, éste podrá rehusarse a la prestación del trabajo, hasta que se cumplan las condiciones legales exigidas  sin que ello le ocasione pérdida o disminución alguna de la remuneración, y de igual manera si el empleador incumple con su obligación mediante la constitución en mora o si, habiendo el organismo competente declarado la insalubridad del lugar, el empleador no realizara los trabajos o no proporcionara los elementos que dicha autoridad establezca.

Temas en esta nota

Cargando...