La urea también fertiliza a los camiones

Profertil comenzó a producir urea líquida de grado automotriz que permite eliminar las emisiones de gases efecto invernadero en los motores diesel.

Por
Camiones con dispositivos especiales para la urea líquida.

Camiones con dispositivos especiales para la urea líquida.

07deNoviembrede2017a las09:03

Por su puerto de aguas profundas y tradición de personal técnico capacitado, Bahía Blanca se considera una ciudad emblemática para la industria petroquímica. En Ingeniero White desde hace 16 años se encuentra la planta de Profertil, productora de urea, el fertilizante que agrega nitrógeno al suelo y es imprescindible para los cultivos de maíz y trigo.

El último año y gracias a los esfuerzos combinados de ingenieros argentinos y canadienses, construyeron una nueva planta. Esta vez, de una urea líquida especial para que camiones y el transporte de pasajeros dejen de contaminar.

Ese nuevo producto no sólo permite a Profertil diversificar su negocio. También, la convierte en la única productora de la urea líquida grado automotriz de América Latina y en una de las pocas del mundo.

Profertil pertenece en partes iguales a YPF y la canadiense Agrium. Comparten el paquete accionario a tal punto, que se turnan cada dos años para dirigir la empresa.

Agrium fue, precisamente, la que impulsó este proyecto. Los canadienses tienen una planta de urea de grado automotriz en Texas, Estados Unidos, que sirvió de inspiración en Ingeniero White.

En cuanto a la urea para nutrir los suelos, seguirá siendo el pan y la manteca para Profertil. La firma produce 1,1 millón de toneladas del 1,3 millón que se consumen anualmente en el país.

Se trata de un insumo esencial en el campo cuyo uso varía según el precio de los granos. Recién este año se logró recuperar el nivel de consumo de 2008.

Profertil factura US$ 1.500 millones al año y emplea a 300 personas. Y desde que en 2015 decidió invertir US$ 150 millones, la fábrica de fertilizantes se convirtió en la más moderna del planeta.

Cuando la Unión Europea lanzó la norma Euro V para reducir drásticamente la contaminación de los motores diesel, apareció en escena la urea líquida como el gran remedio.

Se trata de un aditivo que permite eliminar las emisiones de gases efecto invernadero.

Esa tecnología comenzó a avanzar a gran velocidad. Europa fue la primera en reconocerla y la aplica desde 2007. Siguió Estados Unidos en 2010. Brasil lo concretó en 2102, lo mismo que Chile y ahora le llegó el turno a la Argentina.

Por cierto, la solución de urea grado automotriz, que se conoce comercialmente como Arnox32, es un producto en base a urea que, dosificada en la forma adecuada en los gases de escape, permite reducir las emisiones.

Desde 2013 los nuevos modelos de ómnibus y de camiones incorporan un dispositivo especial. Se trata de un tanque contiguo al del combustible para cargar la urea líquida. Añaden un catalizador de manera de convertir las emisiones de óxidos de nitrógeno, uno de los gases de efecto invernadero, en sustancias inocuas para el medio ambiente, como el nitrógeno y el agua.

El uso de Arnox32 es obligatorio en la Argentina para vehículos con motores diésel de carga pesada desde enero de 2016. En cada caso se consumen entre 1 y 2 m3 de solución de urea grado automotriz por año, dependiendo del nivel de kilometraje recorrido del camión o del ómnibus. El litro cuesta $ 12.

Y hasta que la planta de Profertil funcione a pleno, esa urea es importada por las mismas petroleras. En las estaciones de servicio aún no se expende a través de los surtidores: se distribuye con bidones.

Profertil tendrá capacidad para abastecer a unos 60.000 vehículos en 2018. Y le sobrará volumen para exportar a toda la región.

Alcanzará una producción de 150.000 toneladas por año. Por lo pronto, ya está en negociaciones con las principales petroleras, un camino que le facilita su dueña YPF.

Temas en esta nota

Seguí leyendo