CLIMA
Rosario
lunes 16
Estado clima
| 16°

Nublado parcial

martes 17
Estado clima
| 13°

Lloviznas aisladas

miércoles 18
Estado clima
11° | 14°

Lloviznas aisladas

Interes general

Peras y manzanas: del liderazgo a la crisis

Argentina es el primer exportador de peras del hemisferio sur y el quinto en manzanas a nivel mundial, sin embargo, actualmente el sector frutícola se enfrenta a los altos costos de producción.

Por Carina Labruna | Agrofy Agency

  • peras y manzanas liderazgo crisis
    El sector frutícola representa 50 mil hectáreas implantadas en el territorio nacional.

Según datos de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados, el área productiva de peras y manzanas en nuestro país representa unas 50 mil hectáreas implantadas con frutales, las cuales el 85 por ciento se encuentra en Río Negro y el otro 15 por ciento en Neuquén, con unos 4 mil productores, 260 establecimientos de acondicionamiento y empaque, 220 establecimientos frigoríficos, y 11 empresas elaboran jugo concentrado.

En pos de indagar sobre la coyuntura de la industria frutícola, Agrofy dialogó con Augusto Rita, presidente de la compañía argentina Cosur S.A que importa y exporta fruta fresca, originada en 2003 y de la cual el Gruppo Battaglio, uno de los principales importadores italianos, es dueño del 75 por ciento.

“Siempre fuimos exportadores de peras y manzanas en el valle, también tenemos cítricos y otros frutos, pero la exportación se fue complicando cada vez más, entonces nos concentramos en la producción de peras que es en lo que Argentina es competitivo”, expresó Rita.

El presidente de la firma recordó cuando en 2008 comenzaron con el frigorífico de peras que abarca unos 6 mil metros cuadrados en Villa Regina con el objetivo de poder “stockearlas”, y luego comenzaron a exportarlas. Para complementar el negocio, en 2015 comenzaron a importar bananas y en 2017 fabricaron el centro de distribución y maduración de las mismas.

Hoy, el máximo referente de la comercializadora hortofrutícola describió que el emprendimiento está compuesto por dos unidades de negocios: una en la que están afianzados que es la de exportación de peras y manzanas en Rio Negro,  y otra que vienen desarrollando con optimismo que es la de importación y venta en el mercado local de banana y piña. Tenemos pensado una exportación de peras y manzanas de unas 16 mil toneladas con una importación de unas 8 a 9 mil de bananas y piñas”, remarcó.

Además destacó: “No tenemos producción propia sino grupos de productores que trabajan con nosotros. Somos 30 personas las que integramos la planta de personal directo, proveemos los insumos, almacenamos en el frigorífico y luego comercializamos”.

Conflictos en el Alto Valle

Las cadenas de producción de peras y manzanas de la zona del Alto Valle (Neuquén y Río Negro) se encuentran inmersas en una crisis, a causa de los altos costos de producción.

Al respecto Rita aseveró “Lo que nos faltaría resolver es bajar los costos locales”. Y prosiguió “hoy en día hay mucho menos oferta, porque hay muchos productores y empresas que están saliendo del negocio pero creemos que ha llegado a un piso en el cual se va nivelando. Como también disminuyó la demanda porque tenemos que vender más caro. Tenemos que nivelar la oferta con la demanda y tenemos fe en que va a mejorar”.

Políticas frutales

Al comenzar el 2018 el gobierno nacional reglamentó la Ley de Emergencia para las producciones de peras y manzanas, con beneficios especiales para la cadena de producción de Neuquén, Río Negro, Mendoza, San Juan y La Pampa. Entre las medidas  incorporó un protocolo de calidad que deben cumplir los productores frutícolas, anunció que las empresas productoras de manzanas y peras podrán sacar crédito con tasa de interés bonificada, obtendrán un reintegro del 0,5% adicional sobre los derechos de exportación; y podrán participar sin costos de una feria anual del calendario fijado por la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional .

Cuando le enumeramos esta política a Augusto Rita, opinó “como productores no estamos muy al tanto. Un 0.5 por ciento no cambia el negocio. El cambio más importante con este gobierno es que todo es más normal y podemos trabajar mucho más cómodos. Se normalizaron los pagos de reintegro y la devolución del IVA que es bastante importante para nosotros.”

También agregó “la tasa de interés bonificada funcionaría si hubiera plazos acordes a lo que necesita la actividad, ya que son de 4 años y necesitaríamos créditos de plazos más largos. Cualquier inversión se amortiza en muchos años, debería ser como en Europa que los plazos van de 10 a 14 años, y acá al menos se complica un poco el repago”.

En comparación a otros países exportadores de fruta, el empresario contó que a nivel mundial Argentina prácticamente no exporta manzanas “porque no somos muy competitivos y hay un precio en el mercado local que es muy alto. Argentina se está transformando más en un importador para complementar, que en un importador”.

Por otra parte “en peras, el competidor que está apareciendo es Sudáfrica con un precio más barato, pero Argentina tiene un volumen y calidad que en ciertos mercados nos podemos mantener, pero cada vez es más difícil”, fundamentó.

Cabe destacar que en las comparativas brindadas por la terminal de servicios portuarios Patagonia Norte, Argentina exportó en 2017 un 13,64 por ciento menos de peras y cerca de un 11 por ciento menos de manzanas que en el año 2016.

Una cuota de optimismo

En esta etapa del año se está realizando la cosecha de peras. Según el productor: “Es un año normal, con una calidad de peras bastante buena y mejor que el año pasado, con menos cantidad de manzanas, ya que se estima que va a haber una merma importante.”

Igualmente desde el punto de vista del empaque Rita aseguró ”tenemos costos muy altos de mano de obra lo que complica la productividad. Porque para bajar los costos de mano de obra habría que tecnificar, incorporando más tecnología y sacando gente, pero no se puede hacer por el costo de la tecnología, la logística(por ejemplo en Chile para ingresar un contenedor en el puerto son 50 dolares y acá son 100). También hay conflictos laborales que terminan repercutiendo en el costo.”

El presidente de Cosur admitió que “los productores están pasando una situación difícil con altos costos laborales, con alta carga impositiva, presiones sindicales que son difíciles de cumplir, Así se fueron las más grandes multinacionales. Entre 2011 y 2018 las cantidades de exportación han bajado, debemos estar en la mitad de los volúmenes a exportar.”

En cuanto a la fórmula para permanecer en el mercado, el productor develó “Hemos tratado de mantener los costos bajos y el modelo de negocio como lo planteamos por eso seguimos vigentes”.

Con una visión optimista concluyó: “Primero se achicó la demanda por los altos costos, no se podía vender y quedamos fuera de mercado. Vino la crisis se empieza a achicar la oferta y empieza a reacomodarse la cantidad para que podamos manejar volúmenes a precios que nos puedan cerrar. El que pudo superar la crisis encuentra un momento para volver a trabajar.”

¡OPINÁ SOBRE ESTA NOTA!

Comentar en foro