Referentes vitivinícolas apoyaron el acuerdo entre Mendoza y San Juan para potenciar al sector

Las diferentes entidades expresaron su conformidad y vocación de trabajo. En la jornada acordaron que el 25 por ciento de la producción sea destinada a la elaboración de otros productos.

Por
28deMarzode2018a las09:11

Referentes de la vitivinicultura expresaron hoy su apoyo a la política de diversificación del sector impulsada por los gobiernos de Mendoza y San Juan, que acordaron que 25 por ciento de la producción sea destinada a mosto y elaboración de otros productos.

En un encuentro en Mendoza se resaltó que dentro de ese porcentaje se incluye la uva destinada a pasas, uva en fresco para consumo, vinos de baja graduación, jugo de uva para consumo en fresco, producción de vinagre, uso como base de otras bebidas y alcohol vínico, entre otros.

Al encuentro en "La Enoteca" asistieron Bernardo Lanzilotta (Fondo Vitivinícola Mendoza), José Alberto Zuccardi y Sergio Villanueva (Unión Vitivinícola Argentina), Juan Carlos Pina (Bodegas de Argentina), Eduardo Sancho (Asociación de Cooperativas Vitivinícolas), Hilda Wilhelm (Federación de Cámaras Vitivinícolas), Sebastián Lafalla (Cámara de Comercio y Agrícola de Tupungato) y Nicolás Vicchi (FeCoViTa).

Y, por el sector público -en representación del Gobierno de Mendoza-, asistió el jefe de Gabinete del Ministerio de Economía provincial, Alfredo Aciar.

En diálogo con Télam, Lanzilotta dijo que el acuerdo busca "no producir un sobrestock de vinos y de esa forma que los precios sean rentables, tanto para el productor, como para el mercado de traslado, y para el fraccionador”.

Sin embargo, algunos sectores criticaron este acuerdo, como la Asociación de Productores del Oasis Este de Mendoza (Aproem), que argumentó que el cupo es una herramienta que se debería modernizar porque "los desequilibrios actuales no son los mismos que los de los años 90".

"¿No hace ruido que la uva tenga que ser destinada a otras actividades y que el vino se exporte? Los desequilibrios actuales no son los mismos que los de los años 90. Las bodegas importan vino porque exportan su propia producción", señaló Gabriela Lizana, presidenta de Aproem.

Otra entidad que manifestó su desacuerdo fue la Federación de Viñateros y la Asociación de Viñateros de San Juan, que -en una misiva al gobierno provincial- argumentó que "no hay precios rentables para el productor".

Además de que existe "una liberación total del mercado y una regulación absoluta en referencia a los impuestos, servicios y actualización de salarios que tiene que afrontar el productor", se le suma la "continúa la importación de vinos por parte de las grandes bodegas", señalaron.

Ante esas críticas, Lanzilotta explicó que el acuerdo "prevé que la diversificación a mosto se haga con uvas rosadas y criollas, mientras que las uvas que tienen otro nivel y producen vinos de mejor calidad quedan afuera de este acuerdo”.

Al respecto, enfatizó que para los establecimientos en los que no han ingresado este tipo de uvas o que han exportado más del 25 por ciento de su producción “estarían fuera de cumplir con la obligatoriedad de hacer mosto”, y en ese sentido enfatizó que “por lo tanto no les cabría ninguna disconformidad”.

“Esta industria necesita ordenar sus mercados y la mejor forma de hacerlo es a través de este acuerdo que nos permite elaborar el vino necesario para abastecer el mercado”, concluyó Lanzilotta.

Temas en esta nota

Seguí leyendo