¿Es posible hacer maíz en San Luis con rendimientos de zona núcleo?

Un productor puntano dice que sí y lo explica sembrando mangueras.

Por |
18deJuliode2018a las09:06

“Estamos sembrando mangueras” explica Matías Vázquez, gerente de Agro Riego San Luis, un campo de 4.766 hectáreas bajo riego, de las cuales 380 son bajo la modalidad de riego por goteo.

¿Qué es el riego por goteo?

Un sistema de mangueras enterradas a unos 25 cm de profundidad, separadas a 90 cm una de otra. Tienen un piquito en cada manguera cada 50 cm, donde el surco puede pasar por arriba o por el costado. Vázquez, en diálogo con Agrofy News, explica: “Hemos hecho trigo a 22 cm, maíz a 52,5 y soja a 42. Al tener ese diseño, el bulbo de agua que tenés dentro de las raíces te daría para cubrir toda la superficie del lote. El agua va directamente a la raíz”.

A casi 200 km de la capital provincial, en la zona de Santa Rosa de Conlara, el campo que maneja Vázquez, hace agricultura bajo riego, destacando “nuestra especialidad para hacer maíz semilla para Monsanto y Syngenta”. Este sistema se usa por necesidad. Según él, “en las zonas marginales como la nuestra, los campos eran netamente ganaderos, donde casi no se podría hacer agricultura de secano. Entonces pasamos a tener un potencial de un campo de zona núcleo”.

Última gruesa

En la última campaña, la 17/18 el campo que administra Vázquez hizo girasol confitero y maíz semilla por goteo, ambos con muy buen rendimiento: 2.400 kg/ha de girasol, y unos 13.000 kg/ha de maíz.

Inicios en la campaña 10/11

“Nosotros veníamos acostumbrados al pivote, al riego por aspersión, y el primer desarrollo de riego por goteo fue de 124 has, que lo hicimos en la campaña 10/11. Ahí empezamos a sembrar mangueras. La idea fue tratar de aprovechar nuestros lugares donde no hay monte, donde no podíamos poner un pivote. Encontramos esta alternativa de hacer un diseño distinto a un círculo y adaptar ese sistema” explica Vázquez.

El condicionante es siempre el clima, por lo que el especialista detalla: “Tenemos una lluvia estival muy marcada, con una media de 650 mm anuales, donde necesitamos de riego complementario tanto para cultivos invernales y durante el verano tener un complemento de agua, porque la evaporación en un verano complicado puede llegar a 2 cm por día”.

“Este diseño fue hecho para tener un aporte de lluvia para sembrar, y luego mantener con el equipo por goteo. En esta campaña fina nos animamos a hacer trigo, y obtuvimos un buen resultado, comparándolo con el pivote. Hicimos un trigo candeal de 5.000 kg/ha y un trigo pan con goteo, alrededor de 6.500 kg/ha. La diferencia con el pivote es la cantidad de uso de agua. Si sembramos un cultivo invernal necesitamos una lámina bastante pesada para poder hacer que ascienda el agua y llegar a la cama de siembra para poder hacer emerger la semilla. En soja y maíz, es mucho más eficiente el goteo por la cantidad de agua que se usa. En cuanto a la inserción de agua en la raíz, el goteo es 100% eficiente para eso, contra un pivote que en el mejor de los casos puede estar en un 80%.”

La importancia del agua

Según Matías Vázquez, “para este equipo, lo fundamental es llegar a la manguera con el agua filtrada y limpia, que no pase ninguna partícula. El agua es de la napa, de perforación. Se usan bombas sumergibles para que la calidad del agua sea buena. Teniendo el lote limpio y barbechado, no tenemos problemas con el mantenimiento del equipo”.

¿Recomendaría este sistema a otros productores a lo largo del país? Vázquez concluye: “Si alguien está pensando en estos sistemas, recomiendo aplicarlos, ya que no tenés problemas de mantenimiento, es muy sencillo, son cañerías plásticas. Se puede aprovechar mejor la tierra, hacer otro diseño que con otros sistemas no se podría. Podés regar distintas parcelas con menos cantidad de agua”.

Temas en esta nota

Seguí leyendo