Pese a la sequía, la soja duplicó en ventas a la industria automotriz

El complejo vendió al exterior US$7558 millones entre enero y junio, valor que duplica al de la industria automotriz

Por
05deSeptiembrede2018a las15:31

Las exportaciones de soja en el primer semestre del año, pese a su caída del 15,5% respecto del mismo período de 2017, siguen siendo las de mayor participación en el global de operaciones argentinas, con el 25,3% según el Indec. El complejo vendió al exterior US$7558 millones entre enero y junio, valor que duplica al de la industria automotriz -segunda en el ranking- con US$3550 millones.

La cadena maicera, con una mejora interanual de 26,1%, quedó tercera con US$2204 millones. Pese a la mejora importante de las exportaciones de carnes (la Argentina volvió al top ten mundial), el complejo triguero quedó adelante con US$1585 millones y un alza interanual de 5,6%. Con un incremento de ventas del 29,7% (en la tercera posición entre los productos agroindustriales) respecto al primer semestre del 2017, carnes y cueros se ubicaron en el sexto lugar con US$1428 millones y una participación en el total de 4,8%.

Los lácteos crecieron -siempre según datos oficiales- 31,1% en la primera parte del año y cerraron ventas por US$350 millones, pero su participación en el global fue de apenas el 1,2%; el mayor incremento lo tuvo el poroto, con 31,5% pero apenas es el 0,3% del total y son US$96 millones de dólares. En los segmentos agroindustriales también mejoraron sus exportaciones el sector pesquero (14,1%); la cebada (14,1%), la uva (7,9%); peras y manzanas (18,1%); forestal (3%) y la industria tabacalera (25,4%).

Todos tienen una participación menor al 3,3% en las exportaciones argentinas y sumados implicaron ventas por US$2728 millones. Entre los segmentos vinculados al campo que perdieron exportaciones en el primer semestre del año, la peor parte correspondió al ajo, que cayó 32,4% internanual y vendió por US$100 millones (0,3% del total).

Le siguieron, según el Indec, los garbanzos con una pérdida interanual de 25,8% (US$95 millones; 0,3% del global); la cadena del maní con una baja respecto a 2017 de 10,2% (cerró operaciones por US$333 millones y 1,1% del total). En los dos casos hay un fuerte impacto de las condiciones climáticas que dejaron menos stock disponible para vender afuera. La exportación de limones -pese a la apertura del mercado de Estados Unidos- fue 0,7% menor entre enero y junio de este año que en 2017. La temporada fuerte de envíos se da en la segunda parte del año. Fueron US$265 millones, 0,9% del global. Las ventas externas de girasol bajaron 0,2% interanual; sumaron US$409 millones, el equivalente al 1,4% del total.

Temas en esta nota

Seguí leyendo