El Mercosur, China y el rol del Estado para abrir nuevos mercados a la cadena de la soja

Dos autoridades nacionales trazaron un diagnóstico del Mercosur en la actualidad como ámbito para incrementar las oportunidades de negocios de la agroindustria.

Por
El complejo sojero y la agenda abierta con China. Supermercado sí, granero no.

El complejo sojero y la agenda abierta con China. Supermercado sí, granero no.

28deSeptiembrede2018a las09:04

La secretaria de Mercados de Agroindustria de la Nación, Marisa Bircher, y el subsecretario del Mercosur y Negociaciones Económicas Internacionales, Victorio Carpintieri, fueron protagonistas en la edición 2018 del Seminario Acsoja del panel destinado a analizar las oportunidades internacionales con eje en los desafíos de los mercados para la agroindustria de la soja. El concepto central de la exposición de ambos referentes fue la importancia de la articulación publico privado en la cadena de valor para acceder a mercados internacionales.

Bircher expuso las dificultades que existen para abrir los mercados tanto en el nivel privado como en el público. “Nuestros esfuerzos están orientados a salir al mundo, buscar oportunidades para nuestros productos. Hoy superamos los 150”, precisó. Según dijo, las mayores dificultades aparecen al momento de negociar con países con burocracias muy cerradas, sobre todo en políticas fitosanitarias. “Estamos en una reestructuración fuerte del Senasa, buscando la simplificación”, apuntó.

Al referirse al interés estratégico que tiene China con el complejo sojero relacionado a los alimentos, dijo que hay mucho diálogo y una agenda abierta entre ambos países y que prevalece una “insistencia de Argentina para ser proveedor del mercado chino con buenos resultados”. Según precisó, en estos dos años y medio de gestión se firmaron 8 protocolos y van por más. “Argentina es prioritaria en la agenda de acceso de alimentos a China y en cuanto al complejo sojero estamos privilegiados por el quiebre en la relación de China con Estados Unidos”, afirmó. No obstante señaló que los chinos compran porotos de soja a la Argentina y que ese no es nuestro objetivo. “Que nos vuelvan a comprar el aceite después de mucha insistencia es importante. Es un mensaje que nos elijan y accedan a eso”, dijo.

En cuanto a la dinámica del Mercosur precisó que en la cadena de la soja el diálogo es permanente como sector y que no en todos los ámbitos sucede eso. “Hay economías regionales más temerosas y es  no todos son así. Hay economías regionales más temerosas y lo que necesitamos es un flujo de información genuina”, explicó. Por último pidió a los miembros de la cadena de la soja a que ayuden a traccionar este modelo de dinamismo, diversificación y apertura a otras economías regionales.

Victorio Carpintieri retomó el tema Mercosur y reconoció que hay allí una oportunidad para abrir mercados y también un espacio estratégico: “Las dificultades para agregar valor y ser el supermercado del mundo aparecen cuando el mundo quiere que seamos granero y nos ponen limitaciones, como el caso del Biodiesel. En eso el Mercosur es una herramienta útil”, explicó. El funcionario diferenció al Mercosur de hoy del de años anteriores afirmando que hoy hay mucha coincidencia entre los puntos de vista no pasa como antes, que algunos países empujaban más que otros. “En los últimos 3 años persiste una vocación clara de inserción internacional, porque el diagnósticode la economía global era que Argentina y el Mercosur eran cerrados”, afirmó.

En cuanto a la relación de los privados con el Mercour, Carpintieri consideró que el desafío está en romper una cuestión cultural de mucha resistencia a abrirse a ese mercado y que el país necesita más integración internacional. “Hoy estamos tratando de darles tiempos a sectores que tardan más en hacer transformaciones necesarias y a los más competitivos y que ven más oportunidades darles más reducciones arancelarias o mejoras en certificados sanitarios”, comentó. Para cerrar, sostuvo que la cadena de la soja hace un aporte más allá de sus dificultades y que es altamente contributivo. “Esto no es solo la soja: es el poroto y es la industrialización, es biotecnología, la economía del futuro con sus nuevas formas”, afirmó.

Temas en esta nota

Seguí leyendo