CLIMA
Rosario
viernes 15
Estado clima
17° | 33°

Nublado parcial

sábado 16
Estado clima
19° | 30°

Chaparrones

domingo 17
Estado clima
17° | 31°

Nublado parcial

Interes general

Huertas en casa: una tendencia que apunta a mejorar la economía familiar

Con una huerta de 10x10 metros pueden ahorrarse aproximadamente $683 por mes.

Por Eliana Esnaola | Agrofy News

  • huertas casa tendencia que apunta mejorar economia familiar
    Al tener en cuenta que desde agosto a diciembre el precio de los alimentos subió 18,82%.

“La huerta es una forma natural y económica de producir hortalizas sanas durante todo el año”, así lo expresa René Castro, técnico del INTA-ProHuerta, quien trabaja en EEA AMBA en la Agencia de Extensión Avellaneda.

La agricultura es una técnica ancestral que la mayoría de nuestros antepasados desarrollaban y muchos abuelos nos suelen sumar su conocimiento. Para Castro, las huertas no tienen edad, ni nacionalidad. En este sentido, señala: “Todos somos consumidores de alimentos, estamos los que lo hacemos por necesidad de acceder al alimento o los que buscan alimentos frescos y naturales porque desconfían de las verduras que ofrece el mercado o los que quieren acercarse como un cable a tierra  y desconectarse  de  la vida cotidiana”.  

Al ser consultado por Agrofy News sobre las ventajas de crear una huerta agroecológica, detalla y argumenta: “Es natural porque imita los procesos de la naturaleza; sana, porque producimos sin usar productos químicos y económica porque ahorramos dinero al producir nuestros alimentos.  

Al momento de sacar cuentas, si bien Castro reconoce que el ahorro de dinero varía en relación a la producción y otras variables, a modo de ejemplo, comenta que “para una huerta comunitaria de 10x10 metros que sea intensiva todo el año y que tenga todas las técnicas ecológicas favorables de cultivo, se puede calcular un ahorro familiar de $575 por mes, o sea que por temporada otoño-invierno o primavera-verano (6 meses) serian $3.450 (datos agosto 2018), considerando cultivos variados.

Al tener en cuenta que desde agosto a diciembre el precio de los alimentos subió 18,82%, actualmente el ahorro sería de aproximadamente $683 por mes.

Acordes a cada espacio

No hay excusas de espacio para no tener una huerta. Tan es así que según el técnico del INTA, en un terreno grande (por ejemplo: 10x10 metros), se puede abastecer una familia con todo tipo de hortalizas frescas, frutales, aromáticas y productos de granja. “El terreno de la huerta se puede dividir en dos sectores: una mitad la ocuparemos con tablones de hortalizas de hoja, raíz y bulbo que será el sector de la huerta orgánica intensiva; y la otra, la dedicaremos a la chacra, donde cultivaremos las especies más grandes y que requieren menos cuidados como el maíz, zapallo, porotos, habas, mandioca”, explica Castro.

En cambio, si se trata de un pequeño terreno, a no desesperar que igualmente se puede diseñar una huerta. En este sentido, Castro sugiere: “Aprovechar al máximo el espacio disponible, planificar la siembra y utilizar las prácticas fundamentales de la huerta orgánica: asociaciones, rotaciones y abonos”.

¿Y si no disponemos de terreno? Se pueden producir las verduras en macetas, tarros, tachos o cajones. Al respecto, en diálogo con Agrofy News Castro recomienda: “Lo importante es que los recipientes tengan una profundidad mínima de 40 centímetros para permitir el desarrollo de las raíces. Debemos rellenar con buena tierra y asegurar un buen drenaje agujereando el fondo y colocando los recipientes sobre ladrillos”.

Ver también: 9 pasos para construir una huerta en tu casa

Los ingredientes para producir

De acuerdo a Castro, las condiciones naturales para tener una huerta son: tierra, luz solar, agua, semillas o plantines, algunas herramientas y la voluntad para llevar adelante este desafío.

“La regla básica dice que cuanto mejor sea el suelo, mejores plantas tendremos”, resalta el técnico del ProHuerta. Al hablar de huertas urbanas, los suelos suelen estar deteriorados. Es común encontrar suelos de relleno (generalmente con arcillas); decapitados (sin sus primeras capas) o con una historia previa que desconocemos. “En cualquier caso, es necesario utilizar diversas técnicas agroecológicas que permitan mejorar y enriquecer la tierra. Si contamos con un suelo adecuado y espacio suficiente, podemos sembrar directamente sobre este”, explica el técnico. Sin embargo, cuando se vuelve un recurso limitado para el cultivo, es posible producir en diversos envases.

En la misma línea, Castro subraya la importancia de la luz solar ya que a las plantas, le aporta la energía básica para que puedan crecer. En este sentido, recomienda que “las hortalizas de fruto y las de raíz deben contar con, al menos, cinco horas diarias de sol, mientras que las de hoja requieren tres horas de exposición”.

Por otro lado, advierte que “a la hora de producir en áreas urbanas, el sol resulta clave para la producción de alimentos y, junto con la tierra, son los recursos limitantes más frecuentes”. La escasez de luz directa provocará que las plantas crezcan despacio, débiles y que tengan poco rendimiento y muchas enfermedades.

En tercer lugar, aparece el agua que juega un rol esencial para el desarrollo de las plantas. En este sentido, el experto sugiere contar con agua suficiente y segura para el riego. Sobre todo en verano, recomienda disponer de fuentes de agua (canillas, mangueras, etc.) bien cercanas a la huerta.

En cuanto al riego, alerta que “es importante no regar con aguas inseguras como aguas servidas o que provengan de ríos o arroyos ubicados en zonas industriales. Estas aguas pueden estar contaminadas con bacterias peligrosas, residuos metálicos e hidrocarburos que pueden perjudicar nuestra salud”.

No podían faltar las semillas y plantines que son indispensables para realizar la siembra. Según la experiencia y el conocimiento de Castro, se necesitarán semillas y plantines de especies hortícolas, aromáticas o florales. Algunos frutales como los cítricos –limoneros y quinotos– y, en menor medida, los ciruelos y las higueras pueden cultivarse en macetas y contenedores.

Además de la voluntad para emprender en el mundo de las huertas, el equipo básico para el agricultor urbano está formado por una pala y un rastrillo de mano, un pequeño escardillo, una regadera y una tijera de podar. Asimismo, es útil contar con un pulverizador que facilite la aplicación de los preparados caseros para controlar las plagas y enfermedades.

Por último, resulta necesario resaltar que desde el programa Pro Huerta del INTA, se busca fortalecer el desarrollo económico y productivo de las familias y las comunidades beneficiadas brindando apoyo técnico, acompañamiento e insumos necesarios para fomentar y fortalecer la seguridad alimentaria.

¡OPINÁ SOBRE ESTA NOTA!

Comentar en foro