La certificación del modelo argentino: "Estamos produciendo en un paraíso"

La calidad del aire en donde producimos y el alto porcentaje de adopción de siembra directa son aspectos que buscan "certificar" a nivel global.

Por
Una ventaja contra países competidores que buscan capitalizar.

Una ventaja contra países competidores que buscan capitalizar.

07deMayode2019a las14:38

Capitalizar el diferencial de sustentabilidad del sistema de producción agrícola de la Argentina es una cuota pendiente para agregar valor a las exportaciones. Esta fue una de las conclusiones del Simposio sobre la trazabilidad en la demanda de alimentos en mercados globales que tuvo lugar en la Universidad de Belgrano.

Ver también: La "marca país" detrás de la sustentabilidad del sistema de producción argentino

Producir en un paraíso

"Debemos mostrar a nuestros demandantes que estamos produciendo en un paraíso", comentó Pedro Vigneau, Subsecretario de Mercados Agroindustriales, en diálogo con Agrofy News y adelantó que buscan avanzar en la forma de demostrar las bondades del sistema de producción argentino: "Tenemos que ver cuál es la herramienta".

Este diferencial tiene que ver con varios aspectos. Uno de los principales es el porcentaje de adopción de siembra directa que releva el Departamento de Investigación y Prospectiva de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. En la campaña agrícola 2017/18 la adopción de este sistema de implantación alcanzó el 95% en soja y maíz.

Ver también: Positivo: aumentó la superficie con siembra directa durante la última campaña

Demostrar estas ventajas "nos podría generar una identidad agregando valor en un aspecto que no estamos teniendo en cuenta, simplemente contando la história de cómo producimos".

Otro de los puntos que generan un diferencial es la calidad del aire: "Nuestros demandantes viven en lugares en donde la calidad del aire es muy mala. En las estaciones de China en lugar de máquinas de gaseosas hay máquinas de barbijos. No se ve el cielo celeste por la cantidad de particulas en el aire", destacó Vigneau.

"Quizas es simplemente poner una estación meteorológica que mida la calidad del aire online y se pueda ver desde cualquier parte del mundo", agregó.

Se trata de un trabajo que requiere tiempo e inversión, pero el objetivo claro es trabajar para capitalizar este aspecto. Un valor implicito dentro de cada grano de soja, maíz y trigo.

"Es una idea que tenemos hace un tiempo que estamos intentado construir", agregó el Ing Agr Fernando Vilella, Director del Programa de Agronegocios y Alimento de la Universidad de Buenos Aires.

En palabras del especialista en agronegocios de la UBA "es algo que no se está aprovechando". "Estos diferenciales tienen que ver también con datos objetivos como el uso de fitosanitarios, fertilizantes y la huella hídrica". Algo que nos diferencia en destino y cada vez es más solicitado por los consumidores.

Ver también: Claves de la “bioeconomía” que define la agenda de los agronegocios

Temas en esta nota

Load More