Tres casos de éxito: proveedores del campo que se subieron al fenómeno Vaca Muerta

Son empresas santafesinas tradicionalmente vinculadas al campo que apostaron por diversificar operaciones

Por |
12deJuliode2019a las11:18

A pesar de la alicaída situación de la economía, hay un sector que no para de reportar buenas noticias. Se trata del oil & gas, que de la mano de Vaca Muerta está generando un círculo virtuoso que derrama hacia numerosas pymes distribuidas en todo el país. En el caso de la provincia de Santa Fe, el desarrollo del complejo agropecuario supuso un trampolín desde el cual varias empresas se impulsaron para aprovechar el furor por el oro negro.

No es casual que desde fines de 2018 el gobierno provincial haya impulsado una mesa especial del sector con el objetivo de aumentar la cantidad de proveedores locales. Mientras esta iniciativa está transitando sus primeros pasos, hay algunas firmas que llevan años trabajando en Neuquén, epicentro del yacimiento no convencional con mayor potencial de desarrollo en todo el mundo.

Arsemet (Armstrong), Albert Irons (Venado Tuerto) y Vulcano (Las Rosas) son tres de las empresas que históricamente estaban vinculadas al agro, pero que supieron diversificarse y hoy aprovechan el viento de cola.

En todos los casos, rescatan que ese pasado les resultó muy valioso para lograr la eficiencia y competitividad que requiere Vaca Muerta.

Leé también: La startup rosarina que abrió su propio laboratorio en Estados Unidos

Un alto nivel de tecnificación

"En el interior santafesino, por nuestra tradición ligada al campo, tenemos un nivel de tecnificación altísimo que es muy valorado allá, donde por tratarse de algo muy incipiente aún no hay un desarrollo de tal magnitud", comenta a AgrofyNews Fernando Martino, gerente de producción de Arsemet.

La experiencia de trabajar como proveedora de un monstruo de la maquinaria agrícola como Crucianelli es rescatada especialmente por el ejecutivo para analizar el éxito actual. "Nos dio un conocimiento que logramos adaptar y así llegamos a sustituir importaciones que de otra manera serían pérdida de divisas para el país".

Arsemet hoy se encarga de fabricar productos para acopio y transferencia de agua, uno de los dos elementos fundamentales para generar el denominado fracking. Recientemente acaban de completar un proceso de expansión que demandó una inversión de 3 millones de dólares, que posibilitó sumar 2.500 metros cuadrados de superficie industrial e incorporar tecnología de punta.

Cambio de rumbo

Después de trabajar más de 30 años con el campo, en 2011 la firma Albert Irons comenzó a incursionar en el rubro petrolero. Había nacido en 1982 brindando servicios de montajes en instalaciones agrícolas y agroindustriales, pero las rondas de negocios marcaban que había una oportunidad que podía ser aprovechada.

Luego de concretar un primer proyecto para un cliente extranjero, la empresa fue acompañando el crecimiento del sector y hoy ejecuta un plan de inversiones que incluye la construcción de un galpón propio en la localidad de Añelo, en pleno corazón de Vaca Muerta.

"¿En qué se relaciona nuestro trabajo actual con el agro? En ambos casos se trata de trabajar con sólidos, del que investigamos cómo acopiar, transportar o manipular", relata Rodrigo López, titular de Albert Irons.

El empresario aclara: "No nos podemos confundir con los equipos que tenemos con el campo, porque son diferentes las condiciones". Pero destaca que las exigencias del agro sirvieron y mucho para estar a la altura de las circunstancias.

Diversificación

El último de los casos es el de la firma Vulcano, que fabrica semirremolques desde la ciudad de Las Rosas, en plena pampa húmeda. En 2005, cuando el boom por la soja ocupaba las primeras planas, decidió diversificar mercados y apostar por el oil & gas.

Leé también: Cómo aplicar la bioeconomía para ser exitoso. Los casos santafesinos

Aunque estaban muy bien insertados en la cadena de valor del campo, iniciaron un camino que hoy rinde sus frutos: hoy las ventas por el rubro petrolero representan el 60% de facturación de la empresa.

 

La firma, que fue pionera en incorporar los bitrenes al sistema de transporte, escaló a punto tal que hoy posee un galpón de 20.000 metros cuadrados y ya tiene en marcha una ampliación del 25% de su superficie industrial.

Temas en esta nota

Seguí leyendo