Recortar la fertilización luego de las PASO podría no ser la mejor opción

Destacan que en el nuevo escenario el "repago" de la fertilización sigue siendo importante dentro de los planteos.

Por |
"Cuando los números no son tan favorables es importante hacer un análisis de suelo para no errar en el objetivo", destaca Bassi.

"Cuando los números no son tan favorables es importante hacer un análisis de suelo para no errar en el objetivo", destaca Bassi.

26deAgostode2019a las16:24

El resultado de las PASO, en donde sorprendió la vistoria de el candidato opositor Alberto Fernández, junto con el impacto negativo del último informe del USDA, cambiaron el escenario para el maíz.

Una presentación de Fertilizar Asociación Civil mostró cómo el consumo de fertilizantes venía creciendo en 2019, llegando a superar los 900 mil kilos entre los meses de julio y agosto. Este incremento traía aparejado un nuevo incremento en el consumo anual, que había alcanzado un récord de 4,30 millones de toneladas en 2018.

Ahora, el techo de crecimiento sería de entre el 3 y 5% para 2019. "Depende de las medidas que se vayan anunciando", fueron las palabras de Jorge Bassi, de Fertilizar.

Bassi había estimado antes de las PASO que un 60% del consumo total de fertilizantes se jugaba luego de las PASO. Y el resultado no fue el esperado.

El mayor consumo de fertilizantes hasta el momento vino relacionado por una mayor aplicación sobre el trigo, que cerró la siembra con la mayor superficie de los últimos 17 años y recuperó más de 3 millones de hectáreas desde el piso histórico de siembra del ciclo 2012/13.

En trigo, según Fertilizar, el consumo de fertilizantes creció un 10% contra un 6% de incremento que tuvo la superficie.

Maíz 2019/20: entre certezas e incertidumbre

Para el maíz hay algunas dudas con el nuevo escenario, pero también certezas. Las dudas tienen que ver con la incertidumbre local e internacional. En tanto, las certezas con el impacto sobre el rendimiento que tiene la aplicación de fertilizantes. Un ensayo de Bolivar mostró que el rinde puede pasar de 5400 kilos por hectárea a más de 10000 con una correcta nutrición.

"No sería la decisión más acertada recortar por el paquete de fertilizantes", destaca Bassi. Con un maíz de US$ 135 a cosecha la opción de fertilizar estaría más que cubierta.

En la campaña 2018/19 se analizaron 72 casos con niveles limitantes de nutrientes en la región pampeana según análisis foliar. El maíz es el cultivo más limitado por nutrientes.

Porcentaje de casos con niveles limitantes de nutrientes en la región pampeana según análisis foliar (72 casos, 2018/19)

Alberto Morelli, presidente de Maizar, coincide en que "no es una buena herramienta bajar el paquete tecnológico para abaratar, ya que estamos recortando el rendimiento". "Todavía el juego está abierto para el maíz", agrega. El final abierto tendría que ver con un impacto sobre el área de maíz tardío.

En este sentido, desde Fertilizar destacan la gran respuesta que tiene el maíz a la fertilización. El análisis va más allá de la relación insumo/producto, que están cercanas al promedio histórico. “Es importante usar bien el fertilizante”. "Cuando aplico nitrógeno obtengo 35 kilogramos de grano acidionales por kilo fertilizante aplicado", destaca.

Esto tiene que ver con el hecho de que los nutrientes limitan la producción agropecuaria. En el caso del Zinc los niveles en muchos casos están por debajo de 1,2 ppm. Abajo de este umbral aparece la respuesta. "Es una deficiencia que hay que manejar, para mejorar rentabilidad y rendimiento", destaca Bassi.

El ensayo "testigo" tuvo 70% de rendimiento contra la máxima, las recomendaciones lo llevan al 90% y la dosis de máxima lleva el rendimiento al 100%. Además, la mayor diferencia se da en la nutrición balanceada. "El repago de la fertilización en maíz es muy grande".

La fertilización media actual indica que se aplican de 38 a 60 kg de N por hectárea y hasta 14 kg de P por hectárea. En el escenario supuesto de "máxima", se hace una fertilización balanceada de alta productividad, aplicando entre 150 y 170 kg de N por hectárea, de 27 a 34 kg de P, de 15 a 25 kg de S y 1,5 kg de Zn.

"En maíz, bien utilizado el fertilizante, tiene muy buen retorno", destaca Bassi.

En cuanto al manejo nutricional del maíz, Bassi destaca que se recuperó mucho la fertilización del área de los cultivos tardíos. "En general la superficie fertilizada supera el 80% del total de hectáreas sembradas", pero todavía hay una brecha para cerrar en el cereal que se hace para silo (se hacen 1,2 millones de hectáreas de este maíz al año).

Conclusiones

Para maximizar el rendimiento y el margen, la recomendación es la fertilización balanceada:

  • "En fósforo, si bien solo no hace nada, es la base de la nutrición".
  • "Optimizar el uso de N y S, ya que todavía hay muchos productores no lo usan".
  • "Hay que empezar a poner al Zinc dentro de la receta".

Además, la recomendación es realizar un análisis de suelo teniendo en cuenta los cuatro nutrientes: N, P, S, Zn.

La estrategia de nutrición se debe encarar con un objetivo de rendimientos desafiantes y hacer un manejo por ambientes, que "en maíz cobra mucho sentido".

Por último, se debe armonizar el planteo mediante la fertilización nitrogenada, la elección de un híbrido y la densidad: "Podemos jugar la fertilización en base al híbrido y la densidad".

Temas en esta nota

Cargando...