Fertilización: los ensayos que invitan a los productores a aplicar dosis altas en soja

Distintas experiencias muestran el impacto que genera en la soja una nutrición balanceada, con brechas de hasta el 30% en el rinde.

Por |
Una "conclusión comprobada" mediante ensayos que invita al productor a probar la fertilización de la soja con dosis mejoradas.

Una "conclusión comprobada" mediante ensayos que invita al productor a probar la fertilización de la soja con dosis mejoradas.

02deOctubrede2019a las06:20

"Hoy la soja tiene más potencial y no lo estamos aprovechando", destacó Jorge Bassi, presidente de Fertilizar Asociación Civil, al estimar que se podrían producir 6 millones de toneladas más con un correcto manejo de la fertilización.

"El productor debería probar una franja del lote de soja con una dosis muy importante de fertilizantes. Se pueden generar hasta 600 kilos extras por hectárea", agregó.

Bassi explicó que "las respuestas son mucho más importantes que hace 15 años" y que este insumo "aumentó mucho la eficiencia de uso por el desgaste de los suelos y por las mejoras genéticas".

La mejora de la producción mediante la fertilización se logró en maíz y trigo, pero en soja no se logró: "Cuando uno aumenta la inversión pone en riesgo capital, pero el productor probó y mejoró".

Martín Díaz-Zorita, coordinador del comité técnico de Fertilizar, comentó durante una presentación que el manejo de la nutrición explica brechas de hasta el 30% de la producción de soja argentina.

"Los aportes de nutrientes bajo prácticas actuales de manejo son insuficientes para alcanzar alta producción y con resultados erráticos", comentó.

En este sentido, "abundantes experiencias muestran que la nutrición balanceada integrando inoculación eficiente y fertilización con fósforo, azufre (y algunos micronutrientes) mejoran la rentabilidad de las estrategias de producción del cultivo".

Desde Fertilizar estiman que actualmente un 57% de los lotes de soja se fertilizan en la Argentina, pero con insuficiente cantidad (40 kg/ha) y variedad de nutrientes aplicados.

Estos 40 kilogramos de fertilizante representan apenas 6 kilogramos de fósforo (P) y 3 kilogramos de azufre (S) y cubren la extracción de una tonelada de la oleaginosa.

Esto repercute directamente en la reposición de nutrientes de la producción agrícola, que deriva en una "menor fertilidad de los suelos pampeanos". Una situación que se agrava con una menor rotación y que atenta contra uno de los principales socios del productor: el suelo.

Siete años atrás un 40% de los suelos de la principal zona productiva estaban limitados por la oferta de fósforo, cuando ahora este porcentaje supera el 66%: "Hay un 50% más de lotes que están limitados en su producción".

En total se analizaron 72 casos de la campaña 2018/19 y se relevó el porcentaje de casos con niveles limitantes de nutrientes en la región pampeana según análisis foliar. Un 44% de los cuadros presentó limitantes de P y un 33% de S.

Ensayos de Fertilizar

Manejo eficiente del nitrógeno

Uno de los ensayos de Fertilizar evaluó los mayores rendimientos con manejo eficiente del nitrógeno, relevando 1143 ensayos de inoculación realizados entre las campañas 2001/2 - 2018/19, para ver el aporte sobre la producción.

"La inoculación desde hace 18 años siempre acompañó de forma equivalente al progreso de las mejoras tecnológicas sobre el cultivo" Este ensayo demostró que se lograron 228 kg ha de respuesta, equivalentes a 8,1% de aumento sobre el control sin inocular.

Fertilizantes e inoculación

Por otro lado, tomando un promedio de 78 sitios experimentales en Argentina, se comprobó que "cuando hacemos un mal manejo de la inoculación la respuesta en el uso de fertilizantes es limitada".

La respuesta a la fertilización fue menor (370 kg/ha) en cultivos sin inocular que en los inoculados (740 kg/ha).

Fertilización con fósforo

"Las plantas nos dicen que falta fósforo", destacó Díaz Zorita y mostró cómo al mejorar la fertilización mejora la producción de soja. Este resultado se puede observar analizando la red de soja sobre soja que llevó adelante Fertilizar AC entre el 2010 y el 2016, con un promedio de 26 sitios y las siguientes dosis:

  • Suficiencia: lo justo para que el cultivo pueda dar el rendimiento de base (8 a 10 kg de P)
  • Mejorada: lo suficiente para que el nutriente no sea un limitante de rinde (15 y 20 kg de P)

"Lo que observamos es que había una conclusión positiva, con solo hacer bien las cosas (análisis de suelo y dosis de suficiencia)".

Otro ensayo mostró cómo la fertilización combinada mejora la producción de soja. Esto es si a la dosis mejorada se le suma un micronutriente (Zinc).

En este sentido, "el manejo de la nutrición es un manejo integrado, en donde todos los nutrientes aportan y hoy el fósforo es la columna vertebral energética para el cultivo de soja".

Estrategias integradas de fertilización

Para conocer aún más sobre las estrategias integradas de fertilización, se analizaron módulos experimentales en condiciones extensivas de producción en sistemas agrícolas en rotación, relevando en total 11 sitios en la región pampeana de maíz, soja, trigo, cebada, colza y girasol.

Se compararon 4 escenarios: uno sin fertilización, otro con fertilización promedio aplicada regionalmente, uno con fertilización recomendada y el último con fertilización para nutrición balanceada de alta producción.

En el último escenario, "los nutrientes no tienen que ser un problema, no deben poner un techo productivo". En este sentido se utilizó el diagnostico de suelo y se combinó con una expectativa de alto rendimiento, aplicando de 15 a 40 kg/ha de P, de 9 a 18 kg/ha de S y 2 kg de Zn.

En los resultados se observó que el escenario de fertilización promedio aplicada regionalmente no tiene grandes diferencias de rendimiento con un planteo sin fertilización: "Esto explica en gran medida por qué decimos que el cultivo no responde, es porque no le estamos dando la cantidad de fertilizante que corresponde".

En tanto, se observa una mayor eficiencia al fertilizar con diagnóstico y expectativas de altos rendimientos, con una mejora significativa en producción y estabilidad en el rinde.

Temas en esta nota