Preocupa en Chaco la gran presencia de picudo algodonero

El INTA detalló que en los últimos dos meses se incrementó el número de insectos. Además, las condiciones del suelo no acompañan, por este motivo brindan estrategias de manejo.

Por
Picudo algodonero en pimpollo.

Picudo algodonero en pimpollo.

24deOctubrede2019a las05:05

El picudo algodonero es una de las plagas que más afecta al algodón, por este motivo es importante la destrucción del rastrojo. Debido a la situación climática, la presencia del insecto aumentó en los últimos dos meses, según registros del INTA. 

Por generar una gran destrucción en la planta, el picudo algodonero es temido por los productores. Ante esta situación, el INTA estableció trampas que le permiten monitorear la población.

“L presencia de adultos de picudo del algodonero en las trampas de captura instaladas para su monitoreo en la región fue una constante durante todo el año”, aseguró María Simonella especialista del INTA Sáenz Peña, Chaco. Además, detalló que los registros presentan valores muy elevados, con 10 picudos por trampa.

Ver también: Se autorizó nuevo evento biotecnológico de algodón para brindar mayor protección

Según detallaron desde el instituto, el motivo de la importante presencia se debe a que se dificultó el ingreso a los lotes para la destrucción del rastrojo. En este sentido, la especialista señaló que el efecto de que hayan quedado lotes sin cosechar y/o sin destruir sobre el final de la última campaña 2018/19 ha sido uno de los motivos.

Debido al gran número de picudos presentes, aconsejan extremar el alerta en cada etapa del cultivo monitorear para decidir el momento para controlar. Por su parte, el especialista  Iván Bonacic Kresic detalló la existencia de tres pilares fundamentales: 

  • Organización: necesidad de que los productores trabajen de modo colectivo y unidos a los representantes de los distintos eslabones de la cadena.
  • Monitoreo: importancia de implementar las trampas de feromonas, dado que permiten determinar la presencia del insecto, la densidad poblacional con la que se presenta y el movimiento o desplazamiento de la plaga desde uno a otro sector del lote.
  • Manejo integrado:  necesidad de combinar lo más armoniosamente posible todas las técnicas o prácticas que tratan de mantener la población del insecto, por debajo de un nivel en el que no cause daño económico o intentar que el daño sea el menor posible.

“Conocer estos aspectos resulta esencial para establecer las más adecuadas estrategias de control y el momento oportuno de concretarlas”, explicó Bonacic Kresic. Las trampas deben instalarse 60 días antes de la siembra en el perímetro de los lotes, cada 100 a 200 metros, llevan una feromona que debe cambiarse cada 21 días y deben ser revisadas para tomar el registro correspondiente cada siete días.

Ver también: Obtienen plantas transgénicas de algodón resistentes al picudo

“Si previo a la emergencia hubo capturas, se recomiendan dos aplicaciones en bordes cada 5 a 7 días: desde el estadio V2 (aproximadamente 7-10 DDE). Esto evitará que la plaga ingrese al área. Por su parte, Simonella detalló que las tareas de manejo y control del picudo deben realizarse durante todo el año. Las prácticas comprendidas dentro del manejo integrado son el control etológico con el uso de trampas de feromonas y/o tubos mata picudos, sostuvieron desde el INTA.

Temas en esta nota