El rol del INTA en la protección de animales de laboratorio

La división encargada de supervisar el bienestar animal en experimentos, es una herramienta clave para el desarrollo de las investigaciones y el acceso a financiamiento.

Por
El rol del INTA en la protección de animales de laboratorio
09deEnerode2020a las10:45

En Latinoamérica es una tendencia la experimentación y desarrollo de proyectos con animales, pero para esta estar habilitados deben respetar diferentes normativas. En este sentido, el Comité Institucional para el Cuidado y Uso de Animales de Experimentación (CICUAE) es el encargado de supervisar el bienestar animal. 

El INTA impulsa la capacitación de sus especialistas en temáticas de bienestar animal y trabaja en la implementación en prácticas reales aplicadas a las rutinas de trabajo científico. En este sentido, Alejandra Romera, secretaria del CICUAE del INTA Castelar señaló: “Los CICUAE son una herramienta de posibilidad para el desarrollo de investigaciones, debido a que su aval es requerido para acceso a financiamiento de proyectos nacionales e internacionales. 

Además agregó que esta supervisión permite la realización de becas doctorales, publicación en revistas científicas con referato y adhesión al Sistema Nacional de Bioterios. Por su parte, señaló que detectaron la necesidad de proveer una respuesta rápida y efectiva a la demanda social de garantizar el bienestar animal en los procedimientos y el compromiso de la comunidad científica para el “respeto de los principios de bioética”.

En el marco del aniversario número 10, la investigadora detalló: “El CICUAE ha aportado un insumo que impacta positivamente en la calidad de los resultados obtenidos”. Además, sostuvo que le imprimió valor agregado a la calidad científica y ética de los trabajos.

Desde el organismo señalaron que en 10 años, se destaca la revisión de más de 550 protocolos avalados que garantizaron el bienestar animal y permitieron la concreción de numerosos convenios de colaboración tanto nacionales como internacionales. También se logró la presentación de más de 100 tesis doctorales y la publicación de más de 1000 trabajos científicos.

En este contexto, Romera afirmó que el empleo de animales vivos es todavía necesario en investigaciones que redundan en la protección de la salud (humana y animal) y del medio”. Pero también reconoció que se considera ampliamente aceptado el objetivo final de sustituir todos los procedimientos con animales de experimentación por otros que no los utilicen, “ya que los animales tienen un valor intrínseco que debe respetarse”, aseguró la investigadora.

“El uso de animales en ciencia debe ser realizado en un contexto regulado con el objetivo de garantizar el bienestar animal y resultados de fidelidad científica”, concluyó Alejandra Romera .

Temas en esta nota