Para la cosecha récord se habrían usado en total 2.195 millones de litros de gasoil

El aumento de área sembrada y producción en la campaña 2018/19 provocó un aumento del 27% en el consumo de gasoil por parte de la cadena agrícola.

Por
En la 2017/18 el consumo de gasoil había sido de 1.735 millones de litros, , es decir unos 460 millones de litros inferior.

En la 2017/18 el consumo de gasoil había sido de 1.735 millones de litros, , es decir unos 460 millones de litros inferior.

31deEnerode2020a las16:22

Una estimación de la Bolsa de Comercio de Rosario indica que en la campaña 2018/19 se habría consumido un 27% más de gasoil por parte de la cadena granaria.

En total serían 2.195 millones de litros por un valor estimativo de US$ 2.135 millones, considerando precios actuales.

Luego de la infortunada campaña agrícola 2017/18, víctima de la peor sequía experimentada por la República Argentina en el último medio siglo, el clima en la 2018/19 ha sido más apacible, permitiendo una muy importante recuperación en la producción de granos de nuestro país.

El consumo de gasoil en el proceso productivo sería de 920 millones de litros: "Esto involucra el combustible utilizado en las tareas de siembra, cosecha, laboreo, movimientos internos y transporte de insumos", explica la entidad rosarina.

Por otra parte, el posterior transporte de la producción de granos por camión y ferrocarril hacia acopios, industrias y puertos ascendería a 1.275 millones de litros.

Sumando ambos componentes, se estima que la cadena granaria consumiría en total 2.195 millones de litros de gasoil. 

En este sentido, se estima un gasto total de aproximadamente $ 128 mil millones. En dólares, el gasto sería de aproximadamente US$ 2.135 millones.

En comparación, en la 2017/18 el consumo de gasoil había sido de 1.735 millones de litros, es decir unos 460 millones de litros inferior al consumo de la campaña 2018/19. En dólares, el gasto habría sido de US$ 1.738 millones en la 2017/18.

"La principal diferencia se habría dado en la etapa de transporte de granos, y no tanto durante la producción de los mismos", destaca la BCR.

Esto se debe a que la variación en el área sembrada no fue tan significativa entre ambos períodos, mientras que sí resultaron determinantes los bajos rindes generados por el clima inusualmente seco en la campaña anterior, lo que repercutió en una producción de granos mucho menor a la actual, generando una demanda de transporte considerablemente más baja.

Impacto económico

Un buen año en la producción de cereales y oleaginosas tiene una repercusión directa en la actividad económica, ya que genera un efecto expansivo en toda la cadena, al tener que movilizarse coordinadamente múltiples agentes de distintos sectores que con su esfuerzo conjunto logran que los granos sean sembrados, cosechados, transportados, industrializados y comercializados. 

Todas estas actividades requieren, en mayor o menor medida, de energía para poner en marcha una serie de máquinas y vehículos. El propósito del presente trabajo es realizar una estimación del consumo de gasoil realizado durante los procesos de producción y transporte de granos, y ver cuál sería el aumento del mismo en relación al ciclo anterior.

En base a las estimaciones de área sembrada y cantidad de toneladas producidas de los distintos granos, y a una serie de supuestos, se calcula el consumo de gasoil en las tareas de siembra, cosecha, laboreo, movimientos internos, transporte de insumos y, finalmente, transporte de granos hacia acopios, fábricas y terminales portuarias por camión y ferrocarril.

La BCR aclara que queda por fuera del presente análisis estimar el consumo de gasoil en el proceso de industrialización de los granos y posterior transporte de los productos industrializados. 

 

Temas en esta nota