La presencia de isoca medidora genera alerta en el sur de Buenos Aires

La Chacra Experimental Integrada Barrow señaló que el número de capturas de adultos creció. Además se detectó oruga de la verdolaga, isoca bolillera e isoca militar tardía.

Por
Oruga medidora.

Oruga medidora.

12deFebrerode2020a las11:53

La Chacra Experimental Integrada Barrow en colaboración con el Centro Regional de Ingenieros Agrónomos de Tres Arroyos destacaron un importante aumento de lepidópteros. En este sentido alertaron principalmente por la presencia de isoca medidora. 

Desde la chacra señalaron que durante la primera semana de febrero, se ha incrementado el número de capturas de adultos en la trampa de luz. “Las especies principales fueron Rachiplusia nu (isoca medidora), Achyra biffidalis (oruga de la verdolaga), Helicoverpa gelotopoeon (isoca bolillera) y Spodoptera frugiperda (isoca militar tardía)”, detallaron en el informe.

Los especialistas también mencionaron que se observaron adultos de Diatraea saccharalis “barrenador del tallo”. Ante esta situación recomendaron monitorear los cultivos de soja, girasol y maíz convencional o pisingallo.

La isoca medidora se está observando, tanto posturas y larvas, en cultivos de soja y girasol. Desde el INTA señalaron que los huevos son de color blanco y son colocados de manera aislada en el envés de las hojas. El daño en el cultivo lo hace consumiendo hojas respetando las nervaduras.

En cuanto a la oruga de la verdolaga,  señalaron que esta plaga tiene preferencias por las malezas. “Es común hallarla en plantas de Yuyo Colorado y Verdolaga, entre otros”, detallaron.

Además, agregaron que generalmente atacan al cultivo cuando las malezas son controladas y puede atacar cultivos de hoja ancha como de gramíneas. Consume mesófilo de las hojas dejando las nervaduras y parte de la epidermis.

La isoca bolillera es una plaga muy importante de los cultivos de leguminosas, aunque es polífaga y puede atacar también otros cultivos, destacaron desde el INTA. “En el cultivo de soja, puede provocar daños desde la implantación del mismo donde corta los ápices por encima de los cotiledones (a diferencia de las cortadoras), puede consumir hojas y brotes donde teje una tela para protegerse, y puede consumir vainas al final de ciclo”, detalla el informe.

En este sentido, aseguraron que por su forma de alimentación, suele ser más difícil de controlar que el resto de las especies defoliadoras. Los especialistas recomendaron monitorear evaluando densidad de plaga y tipo de daño que está provocando.

Por su parte, la isoca militar tardía es una especie polífaga que puede atacar tanto gramíneas como latifoliadas, detallaron los especialistas. El informe destaca que en esta zona suelen darse altas poblaciones a fines de verano, afectando los verdeos de invierno en implantación, como también los cereales “guachos o voluntarios” que nacen en los rastrojos y los cultivos de verano.

“En los cultivos de segunda, comienzan a alimentarse de las malezas gramíneas y cuando estos son controlados químicamente, se produce la migración al cultivo y el posterior daño”, explican desde la Chacra Experimental Barrow. Además, detallaron que hay mayor actividad durante las horas nocturnas y durante el día suele encontrarse protegida debajo del rastrojo.

En los cultivos de maíz y sorgo, la larva se alimenta de las hojas inferiores y luego migra hacia el cogollo de la planta para alimentarse de las hojas tiernas.

 

Temas en esta nota