Retenciones: la recaudación crecería US$ 513 millones y muchas hectáreas quedarían fuera de juego

El precio que debería recibir el productor de soja es de US$ 322 la tonelada, contra los US$ 221 que recibe actualmente.

Por
Cómo impacta sobre la soja el posible aumento de retenciones.

Cómo impacta sobre la soja el posible aumento de retenciones.

26deFebrerode2020a las10:42

El Gobierno presentaría esta semana una propuesta a la Mesa de Enlace que contempla un aumento de 3 puntos porcentuales de retenciones para la soja y una eliminación para economías regionales.

En el campo hay malestar por esta posibilidad, sobre todo en las regiones más alejadas de los puertos del Gran Rosario, en donde el costo del flete tiene un gran impacto sobre la estructura de costos.

Además, se suma la tendencia bajista en el precio de la oleaginosa, que se ve afectada por el ingreso de una importante cosecha en Sudamérica (récord en Brasil) y la propagación del coronavirus.

Bajo este marco, el productor y ex secretario de Agregado de Valor de la Nación, Nestor Roulet, estimó cuánto recaudaría el Gobierno por subir retenciones al 33%: "Si el aumento de las retenciones se realizara solo al complejo sojero, al estado recaudaría US$ 513 millones extras y el sector dejaría de percibir US$ 563 millones".

Por otro lado, si el 3 % del aumento de las retenciones se implementaría para los 3 principales cultivos (trigo, maíz y soja), descontado las compras hechas por los exportadores, el Estado recaudaría US$ 582 millones extra y la producción dejaría de percibir entre retenciones y subsidio al mercado interno US$ 714 millones.

Roulet estima que con este posible aumento del 3% de las retenciones a la soja, el productor recibirá prácticamente 10 dólares menos por tonelada: "El precio que debería recibir el productor por la soja sin retenciones sería de US$ 322,20 dólares por tonelada, contra los US$ 221 actuales, y los US$ 211 que recibiría si se le aumentaran al 33 % las retenciones".

Resultado de la soja

Federico Bert, líder de Investigación y Desarrollo de CREA, había adelantado a mediados de febrero que de un relevamiento de 256 departamentos con soja, 203 presentan rinde esperado similar o inferior al de indiferencia. Con un incremento de 3 puntos porcentuales en los derechos de exportación, considerando arrendamiento, serían 235 departamentos (91.7%) con resultado en rojo.

Este dato surge del estudio de viabilidad del negocio agrícola que realiza CREA. El análisis se basa en el IVEA, que es la relación entre el Rinde Esperado (RE) y el Rinde de Indiferencia (RI; rinde necesario para que el resultado operativo sea igual a cero, previo al pago de los impuestos).

"El impacto de corto plazo de la modificación, del régimen y de los valores, de las alícuotas de derechos de exportación generó un impacto negativo en los resultados del negocio agrícola debido al menor flujo de ingresos en la función de beneficio del porfolio de los productos", destaca el informe de CREA.

Del total del portfolio nacional agrícola 2019/20, ante las modificaciones de retenciones la suma de superficie que pasa del estrato superior al neutro y deja de proyectar resultados positivos es de 5,89 millones de hectáreas (entre todos los cultivos). Y de alcanzar las alícuotas máximas, 3,15 millones de hectáreas adicionales no alcanzarían resultados operativos positivos.

Los indicadores presentados en el informe ponen en evidencia el deterioro de los márgenes de la campaña en curso, reflejando un diferencial de impacto por cultivo y zona productora, proyectando resultados ajustados, incluso sin haber considerado la carga tributaria en el análisis.

"De persistir la situación actual de volatilidad e incertidumbre que dichas fuentes de riesgos proveen al negocio agrícola, principalmente dado por la macroeconomía (inflación y tipo de cambio) y el contexto institucional (debido que al momento la alícuota es fija y sin perspectivas o programas de baja), en aquellas zonas productoras que ya están complicadas (menos productivas y alejadas de centros de demanda), implicaría un cambio/cese de negocio y/o de las actividades", destacan desde CREA.

Para las zonas que todavía proyectan resultados positivos, podría implicar un replanteo del negocio (entre actores) y del proceso de inversión. En ambos casos, la situación podría tener un impacto a mediano y largo plazo tanto a nivel empresa, sector y macro.

 

Temas en esta nota