El manejo agronómico es la clave del éxito en maíz

“Si buscamos mayores rindes, tenemos que pensar en proveerle más recursos al cultivo, no se trata de aumentar la densidad solamente”, explicaron desde KWS.

Por
27deFebrerode2020a las06:50

“Desde KWS identificamos 6 regiones en el país con distintas condiciones y problemáticas. Hoy nos encontramos en la región Litoral realizando una nueva jornada para compartir con productores y asesores de la zona, donde podremos mostrar el comportamiento y el manejo propuesto de nuestros materiales para la zona. Tenemos el objetivo de que cada productor obtenga el mejor resultado posible, y trabajamos constantemente para ello”, aseguró Gonzalo Bravo, Gerente Comercial de KWS Argentina, al comienzo del día.

Novedades de KWS

La jornada, que comenzó a las 9.30hs en el km 58 de la Ruta Provincial N°6, en Franck, Santa Fe se dividió en 4 bloques. Federico Larrosa, Gerente de Marca y Posicionamiento del semillero fue el responsable de presentar las novedades en cuanto a híbridos con destino grano. Al comenzar aclaró que los eventos biotecnológicos no aportan rinde, sino que protegen al híbrido para que pueda expresar su potencial. “En este sentido, estamos presentando el KM 3916 VIP3, que lo posicionamos tanto para siembra temprana como tardía, y se caracteriza por tener una inserción baja de la espiga. Además, señaló, para un rinde esperado de 10.000 kg/ha, recomendamos sembrar unas 65-70 mil plantas”.

El otro híbrido lanzado fue el KM 4580 VT3P, de doble propósito, con excelente comportamiento sanitario frente a tizón y mancha blanca. Y, además, el KM 3927 VIP3, que es el híbrido VIP3 más corto del mercado, con la mejor protección contra lepidópteros.

“Si buscamos mayores rindes, tenemos que pensar en proveerle más recursos al cultivo, no se trata de aumentar la densidad solamente”, agregó Larrosa. “Debemos tener en cuenta el cultivo antecesor, la fertilización y la radiación a la que estará expuesto el mismo. La densidad regula los recursos que recibe cada planta, y cuando la aumentamos sin tener en cuenta los otros factores, vamos a obtener plantas con tallos más débiles y espigas de menor peso, explicó”. Desde la firma ofrecemos la genética de maíz que mejor se adapta a cada zona productiva, y recomendamos un manejo agronómico específico, pero la decisión final es del productor”, aseguró Larrosa.

En otro de los bloques Mauricio Acosta, del área de Posicionamiento de Producto de KWS presentó el KM 4020 VIP3, un material nuevo recomendado para destinar a silaje en la zona Litoral, que incluye norte de Santa Fe, Entre Ríos y Uruguay. Especialmente para siembras tardías, y es por ello que incluye la protección contra Spodoptera frugiperda.

Análisis de suelo y nutrición

Otro de los bloques fue referido a la nutrición de los cultivos. Allí el asesor privado y docente de la Universidad Nacional del Litoral, Ramiro Martel realizó un análisis de los indicadores que hay que tener en cuenta cuando se realiza un análisis de suelo. “En cuanto a la estructura y fertilidad hay dos aliados muy importantes: el calcio y el contenido de materia orgánica. “Cuando éste último es menor a 2,5% debemos considerarlo una advertencia, mientras que cuando es menor de 2, la situación ya pasa a ser grave. Estos suelos han sido trabajados durante los últimos 150 años, y eran muy ricos en los comienzos, pero los fuimos consumiendo, y en los próximos años vamos a tener que reponer nutrientes que ahora no estamos reponiendo, como es el caso del potasio” ejemplificó.

“Como agricultores, debemos trabajar sobre los 46 cm superiores, que son los que podemos modificar. La solución a los problemas de estructura es tener muchas raíces vivas, para mejorar el contenido de materia orgánica. Necesitamos cultivos vivos durante todo el año, y que haya gramíneas en la rotación, para ello los cultivos de servicio son una excelente alternativa, concluyó desde el interior de una calicata desde donde explicó las principales características de los suelos locales.

A su turno, Santiago Vacca, del área de Posicionamiento de Producto de KWS, mostró resultados de ensayos realizados en el lote del DAR con distintas dosis de fertilizante nitrogenado, evaluando parámetros de productividad y calidad. “Como indicadores de calidad evaluamos el contenido de FDA, que es un indicador indirecto de la digestibilidad. Cuando más elevado es, menor será la digestibilidad de ese maíz. También evaluamos FDN, que a medida que aumenta representa una limitante en el consumo. En estos ensayos realizados en Franck se pudo observar que a medida que aumenta la dosis de nitrógeno, disminuyen los contenidos de FDN y FDA, y aumenta el de almidón, principal fuente de energía del grano” afirmó.

También aumentó la eficiencia, que expresa la cantidad de leche producida por kg de materia seca consumida. Entre las dosis evaluadas, se encontró que la de 130 lts de UAN/ha fue la que generó un mayor ingreso extra, considerando los ingresos por venta de leche, y los costos de fertilizante y aplicación. “Fertilizar siempre es un buen negocio, porque el cultivo lo devuelve, y es sumamente necesario nutrirlo adecuadamente para que pueda expresar todo el potencial que posee”, concluyó Vacca. 

Ventana de picado

Por su parte, Claudio Razquin, docente e investigador de la Univ. Nac. de Villa María, aseguró “cuando tenemos un maíz con destino silaje, es fundamental determinar el momento óptimo de picado, ya que si picamos antes vamos a perder biomasa, y si se pica después del óptimo, se pierde calidad. Si bien la línea de leche es un indicador muy utilizado, sugerimos que no se use para definir el momento de picado, sino para orientarnos en cuando comenzar a monitorear el %MS, ya que el manejo agronómico puede influir en el avance de la misma. 

Al referirse a la ventana de picado, indicó que es el período en el maíz se mantiene verde sin perder sus atributos de calidad, desde el momento en que se encuentra listo para picar, hasta que finalmente es picado. “Por lo tanto, agregó, deberían buscarse híbridos que tengan una amplia ventana, ya que hay una gran variabilidad entre materiales. Al comparar híbridos sileros y graníferos encontramos que éstos últimos pueden tener una ventana 1 semana menor que los sileros, y eso representa una gran diferencia, ya que sabemos que no es fácil coordinar la llegada del contratista”.

Para un silaje de mejor calidad

Otro de los bloques estuvo a cargo de Fernando Clemente, de la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros (CACF) y de Lucas Scozzina, responsable del Móvil Aptitud Silera de KWS. Allí, Clemente recomendó monitorear el contenido de materia seca del cultivo, teniendo en cuenta que para la zona de Franck en esta época, la misma decae en 0,5 puntos porcentuales por día. Al momento del picado, aseguró que es necesario medir tamaño y uniformidad del picado, y nivel de procesamiento del grano. Para ello la herramienta adecuada son las bandejas de Penn State, debiendo quedar entre un 10 y 15% de la muestra en la primera, y el resto distribuido en partes iguales en las otras.

Al momento del embolsado, el representante de la CACF recomendó medir el estiramiento de la bolsa en el “lomo” de la misma, y aseguró que no debería ser superior al 10%, para que la bolsa pueda mantener sus propiedades. Otro punto a tener en cuenta, pero ya sobre la extracción del silaje, es que la tasa de extracción debería ser de por lo menos 1 metro por día en el caso de la bolsa, y 80 cm en el caso de los silos aéreos.

“En KWS buscamos ser eficaces en cada ambiente, y por ello contamos con programas de mejoramiento que se diferencian por estabilidad de rendimiento, potencial de rendimiento y sanidad. Y a su vez esto lo consideramos para grano y para silo con objetivos de selección diferentes según el uso que se hará del maíz. En todo momento nuestro objetivo es aplicar en cada zona una solución a medida. Sin recetas copiadas en otras zonas, es por esto que próximamente realizaremos jornadas similares a esta en Manuel Ocampo y Balcarce, en la provincia de Buenos Aires”, afirmó Larrosa, Gerente de Marca y Producto de KWS. 

Temas en esta nota