Plagas: cómo se transita el final de campaña

Bajas temperaturas, días nublados y lluvias se darán al comienzo de la última quincena de marzo, clima este poco favorable al desarrollo de plagas en general.

Por
20deMarzode2020a las14:21

Según un informe elaborado por FMC, ya con los cultivos de soja muy avanzados, solo hay algunos problemas no generalizados de orugas que afectan granos como Bolillera y Anticarsia. En el norte, las chinches están en su apogeo. 

Pero lo más preocupante en todas las regiones es la presencia de trips y en muchas zonas de trips y arañuelas. Al estrés de las plantas se suma el daño de estas plagas y el resultado final es la caída anticipada de las hojas con lo que el llenado de granos se verá afectado en tamaño y peso, incidiendo negativamente en el rendimiento. 

Zona núcleo sur: La Pampa, norte y oeste de Bs. As., sur de Santa Fe y sur de Córdoba:

Ya con los cultivos de soja en estados reproductivos avanzados no se esperan grandes problemas de plagas. Solo algunas orugas que se alimentan de granos como Anticarsia y Bolillera, pero las bajas temperaturas pronosticadas para los próximos días van a disminuir naturalmente estos problemas. En lotes estresados por la falta de humedad en los suelos continúa la presión de trips y en muchos casos arañuelas.

Son las plagas a monitorear y evaluar, ya que suman al estrés el daño por alteración fisiológica de las hojas que van a caer prematuramente privando a los granos de mayor tamaño y peso, lo que va incidir directamente en el rendimiento. Una cosa es el estrés y otra mucho mas grave es el estrés mas plagas como arañuelas y trips.

Centro de Santa Fe y Entre Ríos:

En Entre Ríos la falta de precipitaciones produjo un fuerte estrés en los cultivos de soja. Si bien no hay alertas por orugas para los próximos días, debe considerarse que aquellos cultivos que hayan perdido hojas por stress, admiten mucha menos defoliación que un cultivo normal, por tanto bajas poblaciones pueden causar más daños que los que supone. Pero además hay un agravante que es la presencia de trips. Estos pequeños insectos aumentan el estrés de la planta por envejecimiento prematuro de las hojas y su caída anticipada.

Con esto, de no mediar medidas de control, habrá una defoliación cuando los granos aún no han alcanzado su máximo tamaño y peso, con la consecuente merma de rendimiento. En el centro de Santa Fe, salvo la situación de sequía, no hay alertas para plagas en los próximos días. En las últimas semanas, en el oeste de Entre Ríos y en el centro-oeste de Santa Fe se reportaron plantas con síntomas de marchitamiento acentuado, con pérdida de hojas y muerte en R5 posiblemente atribuibles a la mosca barrenadora de la soja Melanagromyza sojae, especie ya citada en el país en el cultivo de garbanzo. A la fecha se está tratando de confirmar la especie (Fuente INTA Paraná).

Santiago del Estero, sur de Chaco y norte de Santa Fe:

En el norte de Santa Fe el denominador común es la continuidad de la presencia de chinches. Y esto va a continuar. Tener en cuenta que están presentes mayoritariamente las especies más peligrosas para el cultivo de soja como Piezodorus y Nezara. Simultáneamente sigue la presión de trips, que de no controlarse producirán el envejecimiento prematuro de las hojas y su consecuente caída.

Esto se repite en la zona sur de la región, cercano a Bandera y en el Chaco, con el agravante que se suman arañuelas, y una infestación importante de Anticarsia, que posiblemente no prospere a causa de las bajas temperaturas y los controles biológicos. Respecto a maíz, la gran mayoría está en estados reproductivos, y aunque en algunas zonas, como el norte de santa Fe, las trampas indican muy alta presión de cogollera, los controles en esta etapa han mostrado ser muy poco eficientes.

Norte de Córdoba:

Los primeros 15 dias de marzo con altas temperaturas y falta de precipitaciones agudizaron el estrés de las plantas de soja en toda la región. Si bien hay presencia de orugas defoliadoras y las que se alimentan de granos y chauchas, la presión no constituye alarmas y más aún con las bajas temperaturas pronosticadas no serán problema en la última etapa. Si preocupa la presencia de chinches y de dos plagas que afectan en particular a los cultivos estresados como son trips y arañuelas. Estas son las plagas a considerar en esta útima etapa, sobre todo porque al estrés sufrido se le agrega el perjuicio de estos organismos y se potencia el daño.

El resultado final será la caída anticipada de las hojas si no se toman medidas, con lo que se perderá tamaño y peso de granos que disminuirá el rendimiento potencial. En maíz, aunque en algunas regiones del norte cordobés persisten los ataques de cogollera, la gran mayoría se encuentra en estados reproductivos, donde los controles muestran muy baja eficiencia en el control de esta plaga. 

Temas en esta nota

Seguí leyendo