Purificación del agua: mirá una serie de tratamientos caseros de desinfección para zonas rurales

Mabel Amarilla, técnica de INTA Santiago, nos comenta algunas estrategias para desinfectar el agua de manera casera.

Por
Purificación del agua: mirá una serie de tratamientos caseros de desinfección para zonas rurales
21deAbrilde2020a las15:39

"Nadie puede ser privado de agua, necesitamos seguir trabajando en el acceso a ella, priorizando los grupos más vulnerables, a las personas en situación de calle, a los adultos mayores  a los individuos  aislados", destacan desde la Estación Experimental Santiago del Estero del INTA.

En las zonas periurbanas, en las zonas rurales y en las poblaciones dispersas, el acceso al agua es limitado, tanto para la higiene como para el consumo. "Es necesario señalar que quienes contamos con provisión de agua red, debemos ser solidarios y utilizar este recurso con responsabilidad", destacan.

En este sentido, se detallan una serie de consejos para desinfectar el agua.

Métodos para desinfectar el agua

En primer lugar, es muy importante tomar medidas para mejorar la calidad del agua que tenemos acopiada, ya sea en cisternas, aljibes o tanques. En estos casos, donde tenemos agua clara (sin materia en suspensión, sin color y sin olor) para garantizar su calidad y convertirla en agua segura, debemos desinfectarla.

"La desinfección del agua es el proceso que permite la eliminación de los microorganismos patógenos que existen en el agua. El agua potable y el agua segura no deben contener estos microorganismos", explican.

Se consigue químicamente con cloro, dióxido de cloro o  hipoclorito. De igual forma se logra físicamente con calor o luz ultravioleta.

Como parte del procedimiento se debe filtrar el agua con un paño o gasa limpia, para quitar todo el material flotante o en suspensión.

Cloro 

Los métodos habituales son el uso de hipoclorito sódico al 5% o mediante pastillas de dióxido de cloro. La fórmula más común es agregar lavandina común (apta para desinfectar agua) a una razón de 4 gotas de lavandina por cada litro de agua. Después de la aplicación, se debe mezclar bien el agua y dejar reposar durante 30 minutos permitiendo así que el cloro entre en contacto con los microorganismos.

Calor

El tratamiento con calor es tan sencillo como hervir el agua. Se debe hervir el agua hasta alcanzar el punto de ebullición (100º C) Se consigue así que las bacterias mueran o se inactiven. Lo recomendable es hervir el agua durante 5 minutos. 

Luz ultravioleta 

El tratamiento del agua necesita luz solar y un recipiente transparente ligero. Las botellas se llenan de agua y se exponen al sol durante seis horas. Los rayos ultravioletas contenidos en la luz solar matan los gérmenes infecciosos.

Recordemos que será necesario reservar e incluir un volumen adicional a la dotación habitual para la higiene, y en particular para el lavado de manos. 

Temas en esta nota

Seguí leyendo